Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los productores de cítricos, indignados con Bruselas que relaja el control sobre la plaga de 'Mancha Negra'

Los productores españoles de cítricos se han dirigido al presidente de la Comisión Europea, Jose Manuel Durão Barroso, para transmitirle su indignación ante la nueva propuesta de la Comisión Europea, según Asaja, propone dar un paso atrás en protección fitosanitaria.
En opinión de los productores, rebajar esta protección, ante el elevado riesgo de contagio de 'Mancha Negra' procedente de las importaciones de cítricos sudafricanos, supone multiplicar el peligro de propagación a los españoles.
De ver la luz dicha propuesta, 600.000 hectáreas de plantaciones citrícolas europeas corren el riesgo de verse afectadas por la plaga.
El Comité Fitosanitario que se celebra este martes y mañana miércoles en Bruselas tiene previsto aprobar una nueva Propuesta de Decisión, que, lejos de atender las demandas de los citricultores europeos, supondrá, según Asaja, un paso atrás en cuanto a protección fitosanitaria en frontera.
"La propuesta es a todas luces decepcionante ya que elimina la posibilidad de cerrar la frontera comunitaria alcanzado un determinado número de interceptaciones de fruta contaminada; se aligeran los controles tanto en origen como en destino; se mantiene la entrada libre de producto con destino a industria y ni siquera se obliga a la destrucción de las partidas confirmadas de estar afectadas por 'Mancha Negra'", ha señalado la organización agraria.
Los productores españoles de cítricos han recordado a Barroso y a los comisarios con competencias en este asunto (Agricultura, Comercio, Salud y Asuntos Económicos y Monetarios) que de no adoptarse las debidas cautelas, es decir la puesta en marcha de medidas eficaces que impidan el contagio, la Comisión europea tendrá que rendir cuentas ante el resto de instituciones si se produjera una propagación de la plaga.