Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El gasto público en España bajó tres puntos en 2013, hasta el 44,3%, el mayor descenso de la UE-28

Más de cuatro puntos por debajo de la media y el mismo porcentaje que Alemania
El gasto público en España se situó en el 44,3% del PIB en 2013, tres puntos menos que un año antes, lo que supone el mayor descenso de la UE-28, según datos de Eurostat recogidos por el Instituto de Estudios Económicos, que muestra cómo en el conjunto de los países de la UE el gasto público bajo sólo cuatro décimas, hasta el 48,5%.
Mientras que España ha realizado el mayor esfuerzo de reducción del gasto público en el último año, que se sitúa más de cuatro puntos por debajo del promedio europeo, Eslovenia y Grecia han registrado las mayores subidas. En el primer caso, el gasto público esloveno ha crecido casi doce puntos, hasta el 59,7% del PIB en 2013, mientras que en Grecia, se ha colocado en el 59,2%, casi seis puntos más.
De esta forma, ambos países ocupan los dos primeros puestos en cuanto al gasto público más elevado en términos de PIB, al rozar el 60%. Finlandia y Francia superan el 57%, tras incrementarse también en 2013, mientras que Dinamarca alcanza un 56,7%, seguida de Bélgica (54,4%) y Suecia (53,2%).
Austria, Italia, Portugal y Hungría también están por encima del promedio de la UE, con un gasto público en torno al 50% del PIB. Mientras que en Italia apenas ha variado en 2013, en Portugal ha aumentado casi dos puntos.
Los Países Bajos redujeron su gasto a un 46,8% del PIB, mientras que en Reino Unido se redujo al 45,3%. Alemania registró un gasto público del 44,3% (44,2% en 2012), el mismo porcentaje que presenta España tras haberlo reducido tres puntos en un sólo año.
Por su parte, el gasto público baja a un 40,5% en Irlanda y se sitúa por encima del 38% en Estonia y Bulgaria, mientras que Letonia, Lituania y Rumanía cierran las clasificación con cifras alrededor del 35%.