Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La refinanciación del crédito de Sacyr por Repsol, en 'stand by' por la destitución de Del Rivero

El proceso de refinanciación del crédito de 4.900 millones de euros que Sacyr tiene vinculado a su participación en Repsol ha quedado por el momento en suspenso ante la destitución de Luis del Rivero como presidente del grupo de construcción y servicios.
La renegociación de este préstamo, que vence el próximo 21 de diciembre, no se trató en la reunión del consejo de Sacyr del pasado jueves, en el que se aprobó la destitución del presidente del grupo.
Por ello, el sindicato de 46 bancos que participan en el préstamo no ha recibido respuesta o planteamiento alguno de Sacyr después de la reunión que las entidades celebraron el pasado 10 de octubre, según informaron a Europa Press en fuentes financieras.
En dicha reunión, de la que ya se cumplen dos semanas, un grupo de siete entidades financieras extranjeras (Citi, ING, Banco Espirito Santo, BPI, Lloyds, Merrill Lynch y RBS) manifestó su rechazo a renovar los 1.460 millones de euros con que participan en el crédito.
Según detallaron a Europa Press las mismas fuentes financieras, desde entonces y antes del consejo del pasado jueves, Sacyr sólo ha mantenido encuentros puntuales con algunos bancos en los que, no obstante, "la constructora ha mantenido su planteamiento inicial sobre la refinanciación".
Este planteamiento original es el que Sacyr presentó a todos sus bancos acreedores cuando el pasado 30 de septiembre inició oficialmente el proceso de renegociación del crédito.
En él, la compañía que ahora preside Manuel Manrique propuso extender tres años el plazo de pago del préstamo, aportando como garantías sus filiales Testa (patrimonio inmobiliario), Vallehermoso (promoción inmobiliaria) y Valoriza (servicios), además de las propias acciones de la petrolera.
Asimismo, la constructora abundó en su intención de encontrar bancos de economías emergentes como Brasil o China para que reemplazaran a las entidades que no quieran continuar en el préstamo.
POSIBLE CAMBIO DE PLANTEAMIENTO
No obstante, en la referida reunión de la banca del 10 de octubre algunas entidades extranjeras sugirieron a Sacyr realizar alguna desinversión de activos para reducir su endeudamiento. Se trata de la misma propuesta realizada por algunos de los propios accionistas de la compañía.
Estas solicitudes y el eventual cambio de estrategia que puede registrarse en Sacyr tras la salida de Del Rivero, podrían modificar el planteamiento de la refinanciación e incluso el volumen de pasivo a renegociar, en caso de que el grupo finalmente optara por vender activos o parte de su participación en Repsol.
El préstamo que Sacyr busca refinanciar se firmó en diciembre de 2006 para costear la toma de la participación del 20% que tiene como primer accionista de Repsol y constituye el grueso de la deuda financiera neta de 11.194 millones de euros que la compañía sumaba a cierre de la primera mitad de este año.