Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La rentabilidad media bursátil de una empresa familiar es mayor que la de una empresa no familiar

La rentabilidad media bursátil de una empresa familiar es del 11,61%, mientras que la de las empresas no familiares es del 8,7%, según el II Informe Banca March-IE Business School sobre la Empresa Familiar, que ha analizado los resultados de 832 empresas de Alemania, España, Francia, Italia, Reino Unido y Suiza durante un periodo de diez años.
Además, los resultados del estudio señalan que el porcentaje de acciones en manos de la familia influye positivamente en dicha rentabilidad, aunque esta relación no es lineal. Según el informe, el 'punto óptimo de control familiar' se sitúa en torno al 40%.
Entre 2001 y 2010 las empresas familiares cotizadas más rentables han sido Fuchs Petrolob (Alemania), Faiveley Transport (Francia), Milberry Group (Reino Unido) y Prim (España).
El director general de March Gestión, José Luis Jiménez, ha apuntado que "con esta investigación se hace justicia a todas las economías familiares que con su esfuerzo y compromiso generan empleo y riqueza incluso en momentos difíciles".
Por su parte, la profesora de Gestión Emprendedora y Empresa Familiar del IE Business School y autora del informe, Cristina Cruz, ha indicado que el estudio "demuestra claramente que cuando se trata de empresa familiar, lo 'racionalmente lógico' y lo 'económicamente esperable' no sirven, porque estas empresas no toman decisiones con arreglo a un horizonte temporal definido, en términos de resultados semestrales o anuales. Se trata de empresas que son gestionadas con el fin de perdurar durante generaciones".
En 2012 March Gestión lanzó 'The Family Businesses Fund', un fondo de renta variable global que invierte en empresas familiares cotizadas con el fin de beneficiarse de las ventajas competitivas que ofrecen estas compañías por su perfil de gestión y organización. Según Jiménez, el fondo acumula una rentabilidad de 37% y gestiona un patrimonio de 50 millones de euros, aproximadamente.