Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El gasto sanitario caerá por debajo del 6% del PIB en 2015 y el educativo será inferior al 4%

El gasto destinado a Sanidad por el conjunto de las administraciones públicas se reducirá por debajo del 6% del PIB, y el educativo también caerá a tasas inferiores al 4%, a pesar de la mejora que se espera de la economía española, con un crecimiento del 2% según las estimaciones del Gobierno.
Así consta en el 'Plan Presupuestario de 2015', que ha remitido el Ejecutivo a Bruselas, en el que se especifica que el gasto sanitario total se situará el próximo año en el 5,7% del PIB, frente al 5,9% de este año, por lo que absorberá el 13,4% del gasto total, también dos décimas menos que en 2014.
El gasto educativo también supondrá un recorte en términos de PIB, dado que pasará de suponer el 4% en 2014 al 3,9% en 2015, por lo que representará el 9,1% del gasto total el próximo año, una décima por debajo del 9,2% de este ejercicio.
Lo que se mantendrá sin cambios en ambos ejercicios presupuestarios es el gasto destinado a empleo, que incluye el gasto relacionado con las políticas activas de empleo y con los servicios públicos de empleo. Así, supondrá tanto en 2014 como en 2015 el 2,8% del PIB y el 6,5% del gasto total.
De esta forma, atendiendo a la clasificación del gasto por funciones, la mayor partida en porcentaje del PIB en 2015 será para la protección social que, no obstante, pasará de representar el 17,4% de la riqueza nacional este año al 17,1%. Defensa es la única partida del gasto en relación al PIB que crecerá, pasando del 0,8% este año al 0,9% el que viene.
En total y teniendo en cuenta estas variaciones, el gasto total de las administraciones públicas pasará de representar el 43,6% del PIB este año al 42,6% el que viene, lo que supone un descenso de un punto porcentual, alrededor de 10.000 millones de euros, según el plan presupuestario enviado a Bruselas.