Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las tarjetas y créditos de verano, principales causas de endeudamiento

Los llamados "créditos rápidos", que conceden importes bajos con pocas garantías, y el endeudamiento a través de las tarjetas de crédito, suponen un mayor esfuerzo en el mes a mes que otros compromisos crediticios de mayor volumen, como la hipoteca.
Así lo indica un análisis realizado sobre una muestra de 42.000 familias por el Observatorio de la Financiación Familiar de Agencia Negociadora en el que se muestra que las tarjetas y los créditos rápidos suponen el mayor esfuerzo de pago financiero para el 39,6% y el 29,5% de los encuestados, respectivamente.
Por otro lado, para el 9,9% de las personas, las que tienen menos créditos y menos tarjetas, la hipoteca es el mayor esfuerzo financiero.
Según este estudio, el 74,5% de los encuestados tiene más créditos además de la hipoteca. Un 23,2% tiene tres créditos más, y un 20,3% dispone, además, de tres tarjetas de crédito.
A pesar de estos datos, el informe refleja un esfuerzo menor en pagar la hipoteca tanto en relación con los ingresos mensuales como en función del resto de pagos financieros que tienen que afrontar.
Así, el 51% paga de hipoteca hasta un 20% de sus ingresos mensuales, y un 9,9% más de un 40%. Mientras, un 58,7% de los encuestados dedican entre un 20% y un 30% del total de lo que pagan a los bancos a pagar la letra de la hipoteca.
PRECAUCIÓN CON LOS MICROCRÉDITOS DE VERANO
El verano y los gastos adiccionales de las vacaciones, llevan a los consumidores a endeudarse con mayor facilidad y, hasta hace poco, el dinero extra necesario para financiar los gastos vacacionales provenía casi exclusivamente de las tarjetas de crédito, cuyo abuso está detrás del 30% de los casos de inestabilidad financiera.
Junto a los gastos excesivos, otra fuente de inestabilidad financiera son los microcréditos, de no más de 300 euros, que a pesar de ser fáciles y sencillos en apariencia, suponen un problema a la hora de devolver el dinero.
En este sentido, el Observatorio de la Financiación Familiar de Agencia Negociadora alerta sobre el uso de esta fuente de financiación para una finalidad que no sea una necesidad puntual de una pequeña cantidad de dinero: los intereses que se pagan alcanzan el 2.000% TAE, y utilizarlo recurrentemente puede generar un problema financiero de respetables proporciones.