Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los técnicos de Hacienda denuncian que la lista de morosos representa solo el 30% de la deuda total

En los últimos diez meses solo se ha recaudado un 2% del importe adeudado que figuraba en la primera lista, según sus datos
El sindicato de técnicos de Hacienda (Gestha) ha denunciado que en la lista de morosos se recoge solamente el 30% de la deuda total pendiente de cobro por parte del Ministerio, que al cierre de 2014 se situaba en 52.226 millones de euros.
La Agencia Tributaria ha publicado este jueves una nueva lista de morosos en la que se encuentran 4.768 personas con deudas o sanciones tributarias de más de un millón de euros pendientes de pago a 31 de diciembre de 2015 y que no se encuentren ni aplazadas ni suspendidas.
El importe global de las deudas recogido en este listado supera los 15.700 millones de euros, un 0,7% más que en la primera lista, publicada el pasado 23 de diciembre.
En un comunicado, Gestha ha recordado que, de acuerdo con el ratio de cobro de estas deudas que el Gobierno ha reconocido ante Eurostat, se podrían perder unos 8.834 millones de euros de las deudas de este listado, ya que el 42% de la cantidad adeudada pertenece a sociedades que se encuentran en concurso de acreedores e, incluso, en proceso de liquidación.
Según los técnicos de Hacienda, en los últimos diez meses únicamente se han recaudado 312 millones de euros de 1.500 deudores que figuraban en el primer listado, lo que supone apenas el 2% del importe moroso de la primera lista.
"El mero hecho de hacer pública la lista de morosos no consigue por sí solo aumentar los ingresos en concepto de deuda pendiente de cobro, pues incluso la mora ha aumentado en estos seis meses", han indicado los técnicos de Hacienda.
Según sus datos, la cantidad pendiente de pago se ha duplicado en los últimos diez años, ya que estas sociedades morosas no generan recursos suficientes para garantizar el pago de la deuda, y estos ingresos cayeron un 9,3% en 2014, al pasar de de 6.808 millones a 6.177 millones de euros.
Para aumentar la eficacia de la publicación de este listado, el sindicato considera necesaria una modificación de la normativa vigente que permita completar la información con los nombres de los 881 responsables solidarios o subsidiarios de los alrededor de 1.700 millones de euros que adeudan algunas de las empresas de esta lista actualizada.
AMPLIACIÓN DE LA LISTA
Gestha considera que lista de morosos debería ampliarse para incluir también los nombres de los grandes defraudadores a los que la Agencia Tributaria ha descubierto importantes deudas y ha sancionado a pesar de haber pagado o aplazado multas millonarias en el plazo reglamentario.
Asimismo, los técnicos de Hacienda reclaman la publicación de un listado de personas acogidas a la amnistía fiscal y de los titulares de cuentas opacas de la 'Lista Falciani'.
El sindicato ha denunciado que las técnicas de ingeniería fiscal que utilizan a día de hoy las grandes empresas para tributar a un tipo medio efectivo del 6%, mientras que las pequeñas y medianas empresas lo hacen a un 15%, han contribuido en gran medida a la caída en los ingresos públicos.
Gestha considera que atajar el fraude sólo es posible con la puesta en marcha de un plan "realista, eficaz y claro" contra el fraude que permita reducir la "elevada bolsa de economía sumergida que soporta España", que asciende al 24,6% del PIB, es decir, 253.000 millones de euros.
Los ténicos de Hacienda calculan que se podrían recaudar unos 40.000 millones de euros más al año con medidas como una mayor coordinación entre las administraciones tributarias, la creación de una base de datos única accesible para todas las administraciones, un aumento de las funciones y responsabilidades de los técnicos para investigar a las grandes empresas y un aumento de efectivos en la Agencia Tributaria estatal.