Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Casi dos de cada tres trabajadores españoles ven el empleo temporal como una puerta al empleo estable

El 63% de los trabajadores españoles considera que las contrataciones temporales representan el primer paso hacia un empleo estable, frente al 30% que piensa lo contrario y el 7% que cree que no es así "en absoluto", según el informe internacional Randstad Workmonitor del segundo trimestre, realizado en 32 países a partir de más de 15.000 entrevistas.
A nivel mundial, el porcentaje de trabajadores que ve en la temporalidad una puerta hacia el empleo estable alcanza el 72%, nueve puntos por encima del dato español.
Según este informe, la mitad de los trabajadores españoles considera que desempeña el empleo "perfecto". En concreto, el 51% de los ocupados españoles cree que su trabajo es el ideal.
El concepto de empleo ideal se refiere a que el puesto de trabajo está ajustado a su nivel de formación, trayectoria laboral y con unos horarios y un salario en sintonía con el perfil profesional.
Por géneros, el informe refleja que el 52% de los hombres opina que tiene el empleo perfecto, frente al 50% de las mujeres entrevistadas.
En esta materia, España se sitúa ligeramente por debajo de la media europea, que alcanza el 54%, pero por encima de países como Francia (50%), Inglaterra (43%) o Grecia (36%). Los empleados griegos son los menos satisfechos con su ocupación de toda la Unión Europea, mientras los daneses y los noruegos son los más satisfechos, con un 67% y un 65%, respectivamente.
El informe internacional Randstad Workmonitor analiza también las principales motivaciones de los trabajadores en su puesto de trabajo. Así, el estudio refleja que el 82% de los empleados españoles cambiaría de ocupación para progresar en su carrera profesional, mientras que para un 80% de los encuestados la motivación principal, a la hora de elegir otro empleo, sería alcanzar una mejora salarial significativa.