Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La venta de viviendas de segunda mano en EEUU suben un 2,4% en julio y marcan su dato más alto en diez meses

La venta de viviendas de segunda mano en Estados Unidos alcanzó en julio la cifra anualizada de 5,15 millones de unidades, lo que representa un aumento del 2,4% respecto a los 5,03 millones de junio y su nivel más alto desde septiembre de 2013.
Según informa la Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios (NAR), este es el cuarto mes consecutivo en el que aumentan las ventas de viviendas de segunda mano, aunque aún siguen siendo un 4,3% inferiores en comparación con los 5,38 millones de julio del año anterior, su dato más elevado de 2013.
Por su parte, el precio mediano de venta de la vivienda usada se situó en 222.900 dólares (167.834 euros), un 4,9% por encima del dato de julio de 2013, con lo que acumula 29 meses consecutivos registrando incrementos en términos interanuales.
El inventario de viviendas usadas a la venta aumentó un 3,5% en el séptimo mes de año, hasta situarse en 2,37 millones de unidades, suficiente para cubrir la demanda de 5,8 meses al actual ritmo de ventas.
El economista jefe de NAR, Lawrence Yun, destacó que las ventas de viviendas van recobrando lentamente su impulso apoyadas por un crecimiento más fuerte y unas mejores condiciones de los inventarios. "El número de casas a la venta es más alto que hace un año y un insulso aumento de los precios está generando menos dudas en los posibles de clientes a la hora de entrar al mercado", subrayó.
En este sentido, remarcó que mucha más gente está comprando casas este año en comparación con el anterior, una tendencia que debería continuar con los actuales bajos tipos y el aumento de los alquileres. Pese a ello, advirtió de que es probable que la rentabilidad de la vivienda descienda en próximos años cuando la Reserva Federal (Fed) comience a subir los tipos.