Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Podemos ‘redecora’ su programa político

Bienvenidos a la república independiente de Podemos. Todo minimalista, todo en tonos claros, todo muy tienda sueca, para presentar el programa electoral. Bescansa señala que quieren que sea el programa electoral más leído de la historia de la democracia. Para conseguirlo, han hecho un catálogo muy parecido al de Ikea. Sus candidatos aparecen distribuidos por la casa: Iglesias en el sofá o en  la terraza; Rafa Mayoral en la cocina; José Julio Rodríguez, en el lugar en el que se cuece todo. Todos, en las páginas de un programa, que cambia, sobre todo en la forma. En el fondo, siguen las propuestas del 20D. Ahí está el referéndum para Cataluña o la renta garantizada para personas en el umbral de la pobreza. Los pocos cambios son, sobre todo, económicos. Su propuesta de gasto público se rebaja en unos 6.000 euros anuales, aunque se resisten a llamarlo ajuste. Hablando de dinero, quien quiera el catálogo en papel tendrá que pagarlo: el precio, 1,80 céntimos. O lo que es igual 16,6 coronas suecas. De socialdemocracia, ni palabra en Podemos. En Izquierda Unida, a Alberto Garzón, no le ha quedado otra, que definirse. “Yo soy comunista ahora y lo he sido en los últimos cuatro años”, señala. Guiño a los suyos, que han llenado twitter de #soycomunista, después de que Pablo Iglesias dijera que Unidos Podemos es la nueva socialdemocracia.