Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un email de error acaba en un cartel de carretera

La señal en inglés y su 'traducción' en galés. Foto: BBCtelecinco.es
“No me encuentro en la oficina en este momento. Envíen los trabajos a traducir”. Esa fue la versión en galés de una señal de tráfico que, en inglés, decía “prohibida la entrada a los vehículos pesados. Sitio residencial”. Los funcionarios del País de Gales habían enviado el texto original a traducir, y recibieron una respuesta automática de ‘fuera de servicio’. Nadie, hasta que la señal ya estaba colocada, se dio cuenta del error.
Por ello, y ante la necesidad de una señal que prohibía la entrada de vehículos pesados, la autoridad local envió el texto a traducir. La respuesta fue un correo automático en galés cuyo contenido era “no me encuentro en la oficina en este momento. Envíen los trabajos a traducir”. Sin entender la lengua, pensaron que esta respuesta era la traducción, y la señal de tráfico siguió su curso.
Esta incorrecta traducción, según publica BBC, colgaba de un enorme anuncio hasta que los hablantes de galés señalaron a las autoridades tan embarazoso error. IM