Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Por qué nosotros hablamos y los monos no?

El lenguaje nos diferencia de los primates. Foto: Naturetelecinco.es
El lenguaje, una característica que nos diferencia del resto de los primates, se debe a la mutación de un gen que, ahora, ha dado a conocer una investigación que publica la revista 'Nature'. Los cambios en dos aminoácidos de una proteína implicada en el lenguaje humano pueden ser la clave del mecanismo biológico que ayuda al hombre a hablar.
Según la investigación, a cargo de Dan Geschwind y sus colegas de la Universidad de California (EEUU), es poco lo que se conoce sobre el proceso de evolución y desarrollo del lenguaje en el cerebro del hombre. 
Hasta ahora, el FOXP2 es el único gen implicado en el habla de los humanos, pero las mutaciones en este gen están asociadas con trastornos en el desarrollo del habla y el lenguaje.
Aunque la relación con el habla del gen FOXP2 se conoce desde los años 90, ahora se ha descubierto que la alteración de dos aminoácidos en la cadena de una proteína codificada por este gen cambia la función de la proteína. Eso afecta a más de un centenar de genes, lo que nos permite expresarnos verbalmente. Este hallazgo es fundamental para explicar nuestro paso evolutivo.
La versión de ese gen entre los chimpancés no contiene dos cambios particulares de los aminoácidos hallados en la variante humana, según Geschwind, profesor invitado del King's College de Londres.
El análisis de Geschwind muestra que las diferencias de los aminoácidos entre las variantes de los humanos y de los primates alteran la función de la proteína del FOXP2.
Los científicos creen que estos cambios llevan a que la proteína del FOXP2 de los humanos active una red distinta de genes. Estos cambios, argumentan estos expertos, pueden llevar al desarrollo de un circuito único del lenguaje en los humanos, en comparación con los chimpancés, y puede ser el secreto de nuestra capacidad para hablar.