Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El idilio de Casillas y Xavi con África

Casillas y Xavi, hace diez años. FOTOS: Archivo.telecinco.es
Hace una década eran dos chicos imberbes, casi dos niños que comenzaban a despuntar en sus equipos y en el fútbol nacional, y tuvo que ser Africa el continente que les dio la alternativa mundial a Iker Casillas y Xavi Hernández. Diez años más tarde, son dos figuras consagradas, dos de los estandartes del fútbol moderno y vuelven a África para reclamar su protagonismo en la Copa de las Confederaciones.
Iker , de 28 años, está incluido por todo el mundo en el top-three de los mejores porteros y a Xavi, de 29, del Barcelona, se le considera uno de los grandes centrocampistas de la actualidad, tanto que fue proclamado el mejor futbolista de la última Eurocopa 2008, ganada por España. El madrileño y el catalán son parte indispensable de la columna vertebral de la selección que ahora adiestra Vicente del Bosque, como lo fueron en su día de las selecciones inferiores.
En 1997, el técnico récord de la cantera española y mundial, Juan Santisteban, coronó campeona de Europa al equipo sub'16 gracias a la actuación de Casillas en la tanda de penaltis de la final frente a Austria, y en septiembre consiguió en el primer Mundial africano, el sub'17 de Egipto, que el conjunto nacional se colgara el bronce con el meta madridista y el medio barcelonista en sus filas.
Ambos fueron fijos en el esquema de Santisteban, a cuyo equipo tan solo pudo frenar Ghana en las semifinales (1-2), por lo que se quedó fuera de la final y abocado a ganar la tercera plaza a Alemania (2-1) y a ver cómo Brasil, liderada por un genio llamado Ronaldinho, se apuntaba el título.
Nigeria, talismán de 'La Roja' para siempre
Tan solo dos años después, África volvió a cruzarse en el camino del fútbol español y de Iker Casillas y Xavi Hernández, por supuesto. Primero España, también bajo la batuta de Santisteban, ganó en Sudáfrica la Copa Meridian, el proyecto de colaboración entre las confederaciones europea y africana para las categorías inferiores, al imponerse en la final, disputada en Ciudad del Cabo, a Ghana por 2-1.
Luego llegó la cita del Mundial sub'20 de Nigeria'99, para la que Iñaki Sáez contó con un grupo de gran valía y al que incorporó al jovencísimo Iker Casillas (tenía entonces 18 años). El meta madridista tuvo la fortuna de alternar la portería con el entonces portero del Athletic Dani Aranzubía, y Xavi fue uno de los fijos en aquel torneo, de brillante recuerdo para el balompié español, que obtuvo su primer título mundial.
Desde principio a fin, los Xavi, Iker, Gabri, Marchena, Jusué, Orbáiz, Barkero, Varela, Coira, Bermudo, Pablo Couñago, Colsa, Yeste, Alex, Aganzo, Rubén y Alvaro, fueron los grandes reyes de la competición. Fue la auténtica explosión a nivel mundial de la cantera española, de los jóvenes que desde tierras africanas pedían paso, un lugar en la cumbre que, en el caso de Iker Casillas y Xavi Hernández, se han sabido ganar hasta alcanzar la cumbre.
Ahora, una década más tarde, llegan a Sudáfrica como campeones de Europa, con la ambición de hacer una gran Copa de las Confederaciones y de mantener el brillo personal y de la selección para este torneo y para el próximo año, cuando el país sudafricano albergue el Mundial absoluto.
Iker, con 92 partidos como internacional, es ya el tercer jugador con más partidos internacionales de la selección, tras Andoni Zubizarreta y Raúl González, y Xavi es el octavo de la tabla histórica, con más de 70. África les espera de nuevo.
JNP