Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La reforma de impuestos energéticos y ambientales permitiría recaudar 5.500 millones

Un informe muestra que estas medidas pueden servir para reducir los tributos sobre el trabajo
La reforma del sistema impositivo energético y ambiental permitiría recaudar 5.500 millones de euros al año en España, lo que a su vez se podría aprovechar para la reducción de los tributos sobre el trabajo.
Esta es la principal conclusión del informe 'Impuestos energéticoambientales'en España', presentado este jueves en la Fundación Ramón Areces por el centro de investigación Economics for Energy.
El documento recoge propuestas concretas para abordar la reforma fiscal pendiente en España sobre este ámbito. Entre las principales recomendaciones, figura la introducción de impuestos que garanticen la sostenibilidad de la recaudación teniendo en cuenta las limitaciones distributivas entre las rentas familiares y la competitividad empresarial.
Economics for Energy también aboga por una mayor coordinación de los tributos fijados por las comunidades autónomas y la inclusión de estas medidas en una reforma fiscal integral para buscar el equilibrio evitando cargas impositivas mayores a los contribuyentes.
Los impuestos energético-ambientales, señala la organización, generan importantes recursos económicos en los países desarrollados y emergentes, y cumplen así con su objetivo recaudatorio y de captación de rentas asociadas a la producción de la energía.
Así, en 2011 supusieron el 4,6% de la recaudación fiscal total en la UE-27, quedándose en España en el 4,1%, mientras que en China se elevaron al 7,8% y en Japón al 10,2%.
Junto a esto, estos impuestos cumplen un objetivo de corrección del impacto ambiental que provoca la producción de la energía a un coste económico reducido.
En este sentido, los directores de Economics for Energy, Xavier Labandeira y Pedro Linares, advirtieron de que, tal y como recoge el informe, precisamente este factor hace que los impuestos energético-ambientales no sean una "panacea" fiscal, ya que precisamente por sus efectos correctores el consumo se contiene y, en consecuencia, también lo hace la base imponible de estos tributos.
El análisis realizado sobre estos impuestos en España concluye que su nivel impositivo está, en general, por debajo de la media de los países de su entorno.