Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

AI pide a Jordania que no cierre la frontera con Siria tras el atentado del martes

La organización no gubernamental Amnistía Internacional (AI) ha reclamado este miércoles a Jordania que no cierre la frontera con Siria tras el atentado perpetrado el martes cerca de un campo de refugiados, que se saldó con la muerte de seis guardias fronterizos.
En su comunicado, la ONG ha dicho que la respuesta con "puño de hierro" prometida por el monarca no debe desembocar en una situación en la que decenas de miles de refugiados sirios queden atrapados.
Así, ha dicho que más de 70.000 personas se encuentran en una zona conocida como 'el terraplén', una barrera de arena que delimita la frontera entre ambos países entre los puestos de control de Rukban y Haladat.
"Decenas de miles de refugiados están atrapados cerca de donde tuvo lugar el atentado. Muchos han huido de algunas de las zonas más afectadas por el conflicto, incluidas Alepo, Deir Ezzor, Homs, Hama y Raqqa", ha dicho el director de Refugiados y Derechos de los Migrantes de AI, Sherif Elsayed Alí.
Por ello, ha recalcado que "sus vidas siguen en el alambre en la frontera", añadiendo que, si bien "Jordania tiene el deber de proteger a los civiles de los ataques, las medidas de seguridad no deben violar sus obligaciones legales internacionales de ayudar a los refugiados".
En respuesta, el portavoz del Gobierno jordano, Mohamad Momani, ha dicho que AI "debe mantener su objetividad y reconocer los esfuerzos del país en la acogida de refugiados".
"Nuestra frontera es ahora una zona militar cerrada, y la orden del rey Abdalá II es que golpeemos con puño de hierro", ha dicho, reiterando que la seguridad de Jordania "está por encima de cualquier otra consideración".
"La seguridad de nuestros ciudadanos es el más importante de los derechos humanos", ha manifestado Momani, según ha informado el diario local 'The Jordan Times'.
EL ATENTADO
Un vehículo cargado de explosivos estalló a pocos metros de distancia de un campo de refugiados sirios situado en una zona oriental de Jordania, en una zona cercana a las fronteras con Siria e Irak.
El Ejército dijo que varios vehículos más utilizados en el ataque quedaron destruidos y que otras catorce personas resultaron heridas en el ataque. El atentado es el primero de este tipo que sufre Jordania desde que comenzó la guerra en la vecina Siria en 2011.
Jordania ha permanecido estable a pesar de las primaveras árabes que sí se han notado en otros países de la región desde 2011 y no se ha visto afectada por la expansión del grupo terrorista Estado Islámico en Irak y en Siria.