Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ALBA entra en "nueva dinámica" con cambio de nombre y otras instancias

El presidente venezolano, Hugo Chávez (2d), camina junto a su homólogo ecuatoriano, Rafael Correa (c), durante el desfile militar para conmemorar el 188 Aniversario de la Batalla de Carabobo en esta ciudad venezolana. EFEtelecinco.es
La ALBA entró hoy en una "nueva dinámica" que incluyó cambiar su concepto de "alternativa" por "alianza", y la instauración de reuniones ministeriales y presidenciales periódicas para impulsar sus proyectos.
La nueva Alianza Bolivariana para las Américas (ALBA), antes Alternativa, celebró este miércoles su VI Cumbre Extraordinaria para formalizar la adhesión de Ecuador, San Vicente y Las Granadinas, y Antigua y Barbuda como miembros plenos del grupo, ya integrado por Venezuela, Cuba, Bolivia, Nicaragua, Dominica y Honduras.
Con nueve miembros plenos, el grupo entró en una nueva etapa que le permite pasar de ser una "alternativa" a una "alianza", de una idea en la "nebulosa" a un organismo con estructura y "poder" de convocatoria y ejecución, dijo el presidente venezolano y anfitrión de la cita, Hugo Chávez.
"Es una nueva dinámica de una nueva ALBA que comienza desde hoy a ser Alianza Bolivariana", dijo el mandatario venezolano a los periodistas tras la conclusión de la cumbre, realizada en la ciudad central de Maracay, a 120 kilómetros al oeste de Caracas.
Esa "nueva dinámica" incluye la celebración, cada tres meses, de encuentros presidenciales, el primero de ellos el próximo septiembre en Bolivia.
También la realización de reuniones mensuales de tres nuevos comités ministeriales en las áreas social, política y económica, que comenzarán el próximo julio.
El 27 de julio próximo, se instalarán de forma simultánea el consejo político o de cancilleres en Quito, el económico en Caracas, y el social en Bolivia.
Esas instancias ministeriales rotarán sus encuentros entre los nueves países de la ALBA, y servirán para hacer seguimiento a los proyectos que se planteen en el seno del organismo de integración.
El consejo económico concentrará su esfuerzos en la planificación económica, el intercambio e inversión productiva, y el desarrollo de programas de cooperación entre los estados miembros de la ALBA-Tratado de Comercio de los Pueblos, indicó la Declaración Final de la cumbre.
El mismo documento hace una exhortación a los "comités del Sistema Único de Compensación Regional (Sucre) a seguir avanzando en su trabajo".
En abril pasado, los entonces seis miembros de la ALBA más Ecuador como observador firmaron el acuerdo marco para la creación del "sucre", una moneda virtual para el intercambio comercial, y constituyeron las comisiones técnicas para su desarrollo.
Chávez confirmó hoy que, tal como se acordó en ese momento, el próximo septiembre se pondrán en práctica los primeros proyectos pilotos del "sucre", sin más precisiones.
Por su parte, el gobernante de Bolivia, Evo Morales, propuso este miércoles la creación de una secretaria permanente y una comisión permanente de la ALBA para fortalecer la comunicación entre los Estados miembros y coordinar acciones que impulsaron los recién creados consejos político, económico y social.
"Estamos creciendo, tratarán de separarnos y dividirnos con chantajes económicos" y esas "agresiones nos obligan a organizarnos, integrarnos y conocernos de manera inmediata", dijo Morales durante su intervención en la cumbre.
En ese sentido, el canciller de Paraguay, Héctor Lacognata, afirmó que su país, observador de la ALBA, pretende integrarse "en poco tiempo" como miembro pleno del grupo.
"Creemos que estamos madurando el proceso para que, eventualmente, nuestra membresía pase a un nivel superior en poco tiempo y, de hecho, nos sentimos cómodos dentro de la ALBA", dijo Lacognata durante su intervención.
En la cumbre participaron, además de los presidentes venezolano, ecuatoriano y boliviano, el mandatario de Nicaragua, Daniel Ortega, y el primer vicepresidente de Cuba, José Ramón Machado.
También los primeros ministros de Dominica, Roosevelt Skerrit; San Vicente y Las Granadinas, Ralph Gonsalves, y de Antigua y Barbuda, Baldwin Spencer.
Los cancilleres de Paraguay y de Granada, David Peter, como observadores, y la canciller de Honduras, Patricia Rodas, en representación del mandatario de ese país, Manuel Zelaya.