Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Absuelven a dos jóvenes británicos acusados de planear una matanza en su escuela

Ambos jóvenes se habían declarado inocentes de los cargos y asegurado que sus supuestos planes eran mera "fantasía". Durante el caso, el fiscal Peter Wright aseguró que ambos habían planeado la matanza y habían acordado llevarla a cabo el pasado 20 de abril, día en que se cumplía el décimo aniversario de los sucesos del instituto de Columbine, en el estado de Colorado.
Supuestamente, Swift y McKnight querían emular a Dylan Klebold y Eric Harris, los autores del tiroteo en el que murieron un profesor y 12 compañeros de instituto, en un suceso que, según la acusación, se había convertido en una obsesión para los dos jóvenes británicos.
Swift, ex alumno del colegio de Aundenshaw, y McKnight, todavía estudiante, fueron detenidos un mes antes de la fecha citada tras descubrirse sus planes para hacer explotar varias bombas en el citado centro educativo y en un centro comercial cercano.
De acuerdo con la versión de la acusación, la idea de estos jóvenes era hacer explotar un artefacto en el centro comercial Crown Point North como elemento de distracción, para posteriormente dirigirse al colegio con el objetivo de matar al mayor número posible de alumnos y profesores antes de quitarse la vida.
El fiscal explicó que los jóvenes también estaban fascinados por el atentado de Oklahoma (EEUU) en el 2005, en el que perdieron la vida 168 personas, y por la figura de su autor, Timothy McVeigh, condenado a muerte y ejecutado por esta acción terrorista en junio de 2001.
Según Wright, había paralelismos entre los dos acusados y Harris y Lebold, ya que dejaron por escrito sus observaciones y sus ideas. McKnight -explicó- incluso escribió un ensayo titulado "Ecuaciones de la Mente", que trataba de una matanza en una escuela. El equipo de la defensa sostuvo en todo momento que los escritos de los chicos no eran más que el fruto de "imaginaciones adolescentes demasiado activas". CGS