Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Alejandro Toledo urge a la "democratización" de América Latina para lograr el verdadero desarrollo

Apela a un nuevo liderazgo protagonizado por las "generaciones jóvenes"
El ex presidente peruano Alejandro Toledo ha señalado la "democratización" de América Latina como uno de los factores más importantes para el despegue de la región, lo que exige la creación de nuevos liderazgos, incluyendo a su propio partido, Perú Posible.
Toledo ha analizado los "grandes desafíos" a los que el hemisferio sur del continente americano se enfrentará en las próximas décadas y las vías para alcanzar el anhelado desarrollo regional, en 'La sociedad compartida', su último libro, publicado por Ediciones Península.
"Es un libro un poco atrevido porque mira cuáles serán los escenarios para el año 2050, cuando el mundo sean 9.000 millones de personas --2.000 millones más de lo que somos-- y las guerras ya no serán sobre petróleo, ya no serán sobre fanatismos religioso, serán sobre la escasez de agua limpia, la seguridad alimentaria y los efectos adversos del cambio climático", ha contado en una entrevista concedida a Europa Press.
Toledo ha explicado que, si bien "estos son los retos que enfrentarán nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos, nosotros tenemos la responsabilidad de tomar decisiones hoy día para dejar como herencia un mundo más vivible a 35 años de aquí".
"América Latina será el continente prometedor del mundo en estos retos", ha afirmado, porque acumula el 47 por ciento del agua mundial, "tiene una enorme biodiversidad" que le permite producir "todos los productos agropecuarios, incluso en dos cosechas", y alberga "uno de los pocos pulmones que todavía tiene el mundo: la Amazonía".
Para explotar estas "ventajas", Toledo ha subrayado la necesidad de transformar la economía primaria de la región, basada en la exportación de materias primas, a una "economía del conocimiento" que priorice la inversión en educación, salud e infraestructuras.
Como ejemplo de la metamorfosis hacia la que camina la economía mundial ha señalado a la espectacular caída de los precios del crudo en el mercado internacional. "El petróleo ya no es", ha sentenciado, recordando que incluso se han inventado "automóviles que funcionan con paneles solares".
El ex mandatario ha esgrimido que, frente al crecimiento económico que genera desigualdad, debe impulsarse un desarrollo inclusivo porque "la marginación y exclusión", por ejemplo, de los pueblos indígenas --como caso paradigmático en América Latina-- solo conduce a "conflictos sociales" que desalientan la inversión.
LOS PUNTOS DÉBILES
"La tercera pata" de esta transición regional "es el fortalecimiento de las instituciones para que sean capaces de no sucumbir al crimen organizado, especialmente el narcotráfico, para que le rindan cuentas a los ciudadanos y al mundo", ha considerado.
Toledo ha admitido que las instituciones democráticas en América Latina todavía "son muy frágiles". "Se han politizado demasiado y, para ser franco, el narcotráfico perfora la fibra más íntima porque tiene mucho dinero y compra", ha apuntado.
A la corrupción se suman la inseguridad ciudadana y la falta de infraestructuras modernas que acompañen el progreso, "una combinación letal" a la que Toledo propone hacer frente con una nueva generación de jóvenes "no contaminados", que han demostrado "menos tolerancia" a estas injerencias.
NUEVOS LIDERAZGOS
Según el ex dirigente se requieren nuevos liderazgos "para que el Perú y el mundo sean más conscientes de la necesidad de que haya una democracia verdadera, no formal, con instituciones democráticas fuertes" que tomen las decisiones que exige el nuevo escenario.
La renovación alcanza a Perú, inmerso en un proceso electoral que concluirá el próximo 5 de junio con Keiko Fujimori o Pedro Pablo Kuczynski --ex ministro de Economía del Gobierno de Toledo-- como nuevo jefe de Estado.
Interrogado sobre la victoria electoral de Fujimori, a la que apuntan todos los sondeos, el ex presidente ha confiado en que "la hija del dictador no siga los pasos del padre". "Espero que se maneje en el Estado de Derecho, que se respeten los Derechos Humanos (...) y que la democracia continúe", ha dicho.
"Pero no anticipemos", ha recalcado para no descartar un triunfo inesperado de Kuczynski, a quien ha prometido el apoyo de Perú Posible si llega al Gobierno, aunque ha aclarado que "no hay ninguna alianza". "Es un tema de consecuencia, de apoyar a un candidato demócrata", ha esgrimido.
La remodelación afectará también a su partido político que perdió la inscripción electoral por los malos resultados de la primera vuelta, celebrada el 10 de abril. "Vamos a pasarlo a las generaciones jóvenes porque los retos que enfrentan nuestros hijos para el futuro son muy distintos a los que enfrentamos nosotros", ha avanzado, explicando que los veteranos, también él, seguirán como "asesores".
"LOS DÍAS DE MADURO ESTÁN CONTADOS"
Toledo se ha referido igualmente a la situación en América Latina, reconociendo que la "democratización" requerirá igualmente un cambio en la arquitectura política regional, después de varias décadas de continuidad.
Así, observa "con un optimismo cauteloso" la llegada de Mauricio Macri a la Casa Rosada en Argentina, que ha puesto fin a 12 años de 'kirchnerismo'; el 'no' del referéndum sobre la reelección de Evo Morales en Bolivia; y la decisión de Rafael Correa de no aspirar a un nuevo mandato en Ecuador.
Sobre Venezuela, ha aseverado que "los días del señor (Nicolás) Maduro están contados" porque "la situación es extremadamente delicada en el tema económico y por ahí va a romper el cántaro".
"Parece que hay alguna luz sobre el tema del restablecimiento del Estado de Derecho y la libertad de expresión" en América Latina, ha celebrado.