Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Alemania y Francia piden una nueva reunión con Rusia antes de la cumbre de la OTAN

Kerry defiende "una presencia avanzada más robusta" en el flanco este y "estar abiertos a un diálogo político con Rusia"
Los ministros de Asuntos Exteriores alemán y francés, Frank-Walter Steinmeier y Jean-Marc Ayrault, han reclamado este jueves la celebración de una nueva reunión del Consejo OTAN-Rusia antes de la cumbre de la Alianza del 8 y 9 de julio en Varsovia.
Steinmeier ha defendido que la reunión podría aprovecharse para explicar a Rusia los planes de la OTAN para reforzar su presencia en los países del este, a fin de "no dejar a nadie en la sombra", aunque ha admitido que la idea puede ser "controvertida".
El ministro galo también ha explicado que espera que "se celebre otra reunión justo antes de la cumbre". "Porque tenemos necesidad de hablar con los rusos con franqueza, sin que pueda haber la menor ambigüedad sobre nuestras intenciones", ha precisado, insistiendo en que "es evidente" que la OTAN debe "asumir una responsabilidad de solidaridad en materia de protección" y no tiene "vocación agresiva".
Rusia ha criticado con fuerza los planes de la OTAN de reforzar su flanco este y ha anunciado que creará tres nuevas divisiones de hasta 10.000 efectivos cada una para responder al refuerzo militar aliado cerca de sus fronteras.
Los ministros de Defensa de la OTAN acordaron en febrero que habrá un refuerzo militar en el este pero los detalles sobre el número de fuerzas militares y los países concretos donde se desplegarán sólo se concretarán en la cumbre de Varsovia.
Las autoridades militares han recomendado desplegar un batallón a cada uno de los países de los bálticos y Polonia, en total una fuerza multinacional rotacional de "entre 3.000 y 4.000" soldados, han explicado fuentes aliadas.
El secretario de Estado estadounidense, John Kerry, ha defendido "una presencia avanzada más robusta" en el flanco este, al tiempo que se ha mostrado partidario de "estar abiertos a un diálogo político con Rusia", subrayando la importancia de aplicar los acuerdos de Minsk "plenamente". "Esto es crítico", ha subrayado, dejando claro que los aliados no reconocerán la anexión de Crimea.
Los aliados y Rusia constataron que persisten "grandes" diferencias entre ellos en cuestiones como el conflicto ucraniano y sus respectivas actividades militares en la reunión del Consejo OTAN-Rusia que celebraron a nivel de embajadores el pasado 20 de abril, la primera desde junio de 2014, cuando la OTAN suspendió su cooperación con Rusia por su agresión a Ucrania.
Fuentes aliadas han admitido que "probablemente" habrá otra reunión del Consejo OTAN-Rusia antes de la cumbre de Varsovia si se logra pactar la fecha con Rusia, algo que también apoyan otros aliados, incluidos España e Italia.