Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Alemania espió a Kerry, Clinton y Turquía entre 2009 y 2013

La agencia de Inteligencia alemana escuchó al menos una conversación telefónica del secretario de Estado estadounidense, John Kerry, y de la exsecretaria Hillary Clinton, además de espiar a Turquía desde el año 2009, según ha revelado un informe de la revista alemana Der Spiegel.
El Servicio Federal de Inteligencia alemán (BND) habría escuchado la llamada de Kerry "por accidente" el año pasado, según la revista alemana, que cita fuentes anónimas. En ella el secretario de Estado discutía la situación en Oriente Próximo.
Esta información ha sido publicada después de que los medios alemanes sacasen a la luz que el BND interceptó también al menos una llamada telefónica realizada por al ex secretaria de Estado Hollary Clinton, según ha informado la agencia RT.
En este caso no trascendió la fecha de la escucha telefónica, aunque también se ha indicado que se filtró "por accidente". Sin embargo, Der Spiegel ha precisado que la llamada se interceptó en 2012.
Supuestamente se trataba de una conversación con el ex secretario general de Naciones Unidas Kofi Annan, que acababa de volver de realizar negociaciones en Siria e iba a informar a la entonces responsable de la diplomacia estadounidense.
Los medios alemanes señalaron en sus artículos que Clinton no era la única política que ha sido espiada, ya que "aparentemente, las llamadas telefónicas realizadas por políticos estadounidenses y otros países amigos han sido grabadas repetidamente".
ESPIONAJE A TURQUÍA
Además de a los políticos estadounidenses, Der Spiegel se ha hecho eco del supuesto espionaje realizado por las autoridades alemanas a Turqía, país aliado por parte de la OTAN, en el año 2009, aunque en este caso no han trascendido los detalles de la vigilancia.
Según las informaciones, el Gobierno alemán renueva los detalles de sus programas de espionaje cada cuatro años, pero no ha modificado sus preferencias desde el escándalo de las filtraciones del programa estadounidense a través de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA), que provocó un empeoramiento de las relaciones entre ambos países.