Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Alemania quiere prohibir el 'paintball' para evitar matanzas

Dejar de matar, aunque sea con pintura. Es lo que quiere el Gobierno alemán que dejen de hacer los jóvenes para evitar matanzas como la del pasado marzo en la que murieron 16 personas en un tiroteo en un colegio. Por eso expertos de la Cancillería de la conservadora Angela Merkel y de sus socios en la coalición socialdemócrata (SPD) han llegado al acuerdo de prohibir los juegos de 'paintball', el juego al aire libre que utiliza vestuario, armas y estrategias militares.
Los partidos en el gobierno dicen que este tipo de juegos trivializan la violencia y corren el riesgo de rebajar el umbral de la comisión de actos violentos. Las infracciones a las nuevas reglas, que el gabinete espera aprobar antes de las elecciones generales de septiembre, podrían suponer multas de hasta 5.000 euros.
Alemania, conmocionada
La sociedad alemana sufrió una conmoción el pasado marzo cuando un joven de 17 años disparó a 15 personas en la ciudad de Winnenden, en el sudoeste del país, antes de suicidarse. Estos hechos provocaron que los principales dirigentes políticos apelaran a un endurecimiento de las leyes sobre armas.
El adolescente disparó a muchas de sus víctimas en la cabeza con la pistola legalmente registrada de su padre. El progenitor, miembro de una escuela de tiro, tenía 15 armas en casa - 14 estaban guardadas bajo llave como exige la ley pero la pistola número 15 estaba en el dormitorio.
Endurecimiento de las leyes
Alemania endureció sus leyes sobre armas en 2002 después de que el joven Robert Steinhauser, de 19 años, matase a 16 personas, principalmente profesores, y se suicidase también posteriormente en un instituto de la ciudad Erfurt, en el este del país.
Los cambios elevaron la edad mínima para poseer un arma a los 21, desde los 18 años, y exigió a los compradores de armas menores de 25 años presentar un certificado que avalase su salud mental y médica. Las leyes sobre armas ya exigían a los solicitantes pasar rigurosos exámenes que pueden durar un año.
La nueva normativa también otorga a las autoridades más competencias para llevar a cabo controles con los propietarios de armas. Fuentes del SPD han señalado que los partidos tratan de llegar a un acuerdo para la creación de un registro de armas nacional y están considerando crear cerraduras de seguridad biométrica para los arsenales.