Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Aplazada hasta el martes la vista para la condena de Pistorius

La vista para la condena del atleta Oscar Pistorius, declarado culpable por los delitos de homicidio involuntario y manejo ilegal de armas, ha sido aplazado hasta mañana martes. La pena que se le impondrá por el asesinato de su pareja, Reeva Steenkamp, el 14 de abril de 2013, podría no conocerse hasta finales de esta semana.
El aplazamiento está justificado por la petición del fiscal, Gerrie Nel, de examinar los documentos presentados por la defensa durante la sesión de este lunes. En concreto, el representante de Pistorius, Peet van Zyl, ha revelado que el atleta estaba a punto de firmar un importante contrato de patrocinio cuando ocurrieron los hechos por los que ha sido juzgado, informa la televisión pública sudafricana, SABC.
Los cargos por los que ha sido declarado culpable implican una pena de hasta 15 años de cárcel y un mínimo de supervisión correccional. Pistorius también podría ser condenado a servicios comunitarios y arresto domiciliario si la jueza que lleva el caso, Thokozile Masipa, considera que realmente se arrepiente de sus actos.
Durante la sesión, también ha comparecido un trabajador social, Joel Maringa, quien ha recomendado condenar a Pistorius a servicios sociales y tres años de arresto domiciliario. Sin embargo, el fiscal ha intentado desacreditar a Maringa ante la sala, el Tribunal Superior de Pretoria, alegando que desconocía los detalles del caso.
Estas sesiones también podrían servir a la Fiscalía para presentar pruebas que respalden una sentencia más dura contra Pistorius por la muerte de Steenkamp. Pistorius descargó su arma en hasta cuatro ocasiones contra la puerta del baño donde su novia se encontraba encerrada, aunque siempre ha mantenido que creía que disparaba contra un intruso.