Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Argentina cierra acuerdos con otros acreedores internacionales

Argentina ha alcanzado acuerdos con otros siete acreedores internacionales por valor de 190 millones de dólares, en un nuevo paso para zanjar una crisis de deuda soberana que dura ya 15 años, según ha anunciado este miércoles el mediador del caso, Daniel Pollack.
"Estoy muy contento de informar de que la República de Argentina sigue llegando a principios de acuerdo con los tenedores de bonos en 'default', tanto grandes como pequeños", ha dicho Pollack, de acuerdo con la agencia de noticias télam.
El Estado ha pactado pagos con OMG por 119 millones de dólares; BNP por 52 millones; Elazar Romano por 11,3 millones; Tomaso Zappoli Thyrion por 5,2 millones; Carlo Regazzoni por 1,7 millones; Ymus SRL por 375.000 dólares; y Grazia Valenti por 172.000 dólares.
Pollack ha recalcado que, si bien estos acuerdos "son alentadores", su eficacia depende de que el Congreso argentino derogue las llamadas leyes 'cerrojo' y 'de pago soberano', así como del fin de la medida cautelar impuesta por el juez estadounidense Thomas Griesa.
Hasta ahora, el Gobierno de Mauricio Macro ha cerrado pactos con sus acreedores internacionales, incluidos los cuatro grandes 'holdouts' estadounidenses bautizados por el 'kirchnerismo' como "fondos buitre", por 6.400 millones de dólares.
"FONDOS BUITRE"
El país suramericano incurrió en 2002 en una cesación de pagos de unos 100.000 millones de dólares, deuda que se reestructuró en su mayor parte pagando menos de 30 centavos por cada dólar a los acreedores en 2005 y 2010.
Una minoría de bonistas, a los que el 'kirchnerismo' denominó "fondos buitre", optaron por demandar a Argentina en tribunales de Estados Unidos, donde obtuvieron un fallo favorable en su reclamo del pago total de la deuda.
Obviando este fallo, Argentina depositó en 2014 el dinero necesario para pagar a los bonistas de las reestructuraciones, pero Griesa bloqueó esos fondos para dar prioridad a los 'holdouts', lo que provocó que el país entrara en suspensión de pagos el 30 de julio de ese año.