Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Asciende a 64 el número de muertos en los disturbios durante el tercer aniversario de la revolución egipcia

El balance de fallecidos durante los disturbios y enfrentamientos registrados durante la jornada de conmemoración del tercer aniversario de la revolución que acabó con el régimen de Hosni Mubarak ha ascendido a 64, según el portavoz de los servicios forenses egipcios, Hisham Abdel Hamid.
Abdel Hamid ha detallado que esta cifra incluye únicamente a los muertos en los incidentes registrados en El Cairo y Giza, al tiempo que ha apuntado que al menos 58 de los cadáveres presentaban heridas de bala, mientras que otro tenía heridas causadas por una escopeta de perdigones, según ha informado el diario egipcio 'Al Ahram'.
El último balance del Ministerio de Sanidad, publicado el domingo, cifró en 49 el número de muertos, si bien dicha cifra englobaba también las ciudades de Alejandría y Minya.
A este balance hay que añadir la detención de 1.079 "vándalos" en posesión de fusiles de asalto, cócteles molotov, fuegos artificiales y otras armas, según datos del Ministerio del Interior.
La jornada de conmemoración de la revolución se vio marcada por una gran polarización entre las autoridades interinas y la organización islamista Hermanos Musulmanes y otros grupos que se oponen al Gobierno militar.
Asimismo, se vio precedida por un día en el que tres atentados sacudieron El Cairo y Giza, matando a cinco personas y dejando a decenas de heridos, así como causando importantes daños materiales.
El derrocamiento en julio de 2013 del entonces presidente Mohamed Mursi, miembro de la organización islamista Hermanos Musulmanes, ha dado paso a uno de los periodos más violentos de la historia reciente de Egipto.
Las fuerzas de seguridad han matado a miles de sus seguidores y unos 400 militares y policías han muerto, muchos de ellos en ataques de milicianos islamistas en la península del Sinaí, que hace frontera con Israel y la Franja de Gaza.
La semana pasada, la organización no gubernamental Amnistía Internacional (AI) denunció que las autoridades egipcias "están utilizando todos los recursos a su alcance para aplastar a la oposición" y subrayó que la violencia estatal está a un nivel "sin precedentes" desde el derrocamiento de Mursi.
"Egipto ha presenciado una serie de golpes contra los Derechos Humanos y una violencia estatal sin precedentes en los últimos siete meses. Tres años después, las demandas de la Revolución del 25 de Enero --que se saldó con la salida del poder de Hosni Mubarak-- están más lejos que nunca", dijo la subdirectora de AI para Oriente Próximo y Norte de África, Hassiba Hadj Sahraui.
Hadj Sahraui valoró que las autoridades han "estrechado el cerco" contra la libertad de expresión y asamblea y han aprobado "legislación represiva", que, a su juicio, "ha hecho más fácil al Gobierno silenciar a sus críticos y aplastar las protestas".
"Las fuerzas de seguridad han recibido 'carta blanca' para actuar por encima de la ley sin que haya visos de que vayan a ser responsabilizados de sus abusos", destacó la organización.
Así, Hadj Sahraui manifestó que "con este tipo de medidas vigentes, Egipto se dirige directamente hacia un camino de mayor represión y confrontación".