Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Autoridad Palestina recrimina a Israel que "nunca diese una oportunidad a las negociaciones"

Erekat reclama "costes políticos, legales y económicos" para Israel si antepone el "apartheid" a la paz
El jefe negociador de la Autoridad Palestina, Saeb Erekat, ha recriminado al Gobierno de Israel que "nunca diese una oportunidad a las negociaciones" iniciadas hace exactamente nueve meses y ha instado a la comunidad internacional a dejar claro los "costes políticos, legales y económicos" que acarrea la suspensión de las negociaciones.
A finales de julio de 2013, y por mediación de Estados Unidos, israelíes y palestinos relanzaron sus conversaciones de paz. Se dieron nueve meses de plazo para llegar a un acuerdo pero, pasado ese periodo, las partes no han logrado ningún avance práctico y el proceso se da por cancelado.
La semana pasada, a raíz del acuerdo de reconciliación firmado por Al Fatá y Hamás, el Ejecutivo de Benjamin Netanyahu suspendió el diálogo. El primer ministro israelí lamentó que el partido de Mahmud Abbas eligiese a una "organización terrorista" en lugar de continuar apostando por la paz.
Sin embargo, Erekat ha atribuido este lunes la culpa del fracaso a Israel. En un comunicado, ha defendido las decisiones "extraordinariamente difíciles" que ha tenido que adoptar la Autoridad Palestina en estos nueve meses, incluido el aplazamiento de la adhesión a convenciones internacionales y agencias de la ONU, y ha reprochado a Israel que "nunca diese una oportunidad a las negociaciones".
El jefe negociador, miembro del comité ejecutivo de la Organización para la Liberación Palestina (OLP), ha acusado al Ejecutivo de Netanyahu de "sabotear" el proceso y ha puesto de ejemplo la construcción de nuevas viviendas en los asentamientos de Cisjordania y la demolición de "cientos de casas" de palestinos.
Erekat ha equiparado estas políticas con las de un "régimen de apartheid". "No hay otra palabra que defina mejor este sistema de segregación y discriminación impuesto en nuestra tierra ocupada por el Estado de Israel", ha añadido en su nota.
CONSECUENCIAS
"Israel debería entender de una vez por todas que las negociaciones son una herramienta para la paz y no una pantalla de humo tras la que continuar con las violaciones de Derechos Humanos", ha advertido Erekat, para quien la reconciliación palestina no supone un obstáculo sino una "oportunidad".
El dirigente ha dirigido su mensaje más allá de Oriente Próximo para pedir a la comunidad internacional que tome medidas para que si Israel antepone "los asentamientos y el apartheid" a la paz se enfrente a "costes políticos, legales y económicos".