Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bachelet aboga por convertir "desafíos" en "oportunidades" para que Chile crezca "de la mano de la inclusión"

De Guindos admite una "sana envidia" de los datos macroeconómicos de Chile, que se presenta como un país con "reglas claras" para invertir
La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, ha defendido el interés de su Gobierno por convertir los actuales "desafíos" a los que se enfrenta el país en nuevas "oportunidades", tanto en materia de inversión como de reformas políticas, y ha subrayado la necesidad de avanzar "de la mano de la inclusión" social, toda vez que la desigualdad pone en riesgo el crecimiento.
Bachelet, que ha participado este miércoles en el foro 'Invertir en Chile' organizado por el periódico 'El País', ha afirmado que su Gobierno quiere que España -país "hermano"-- siga teniendo un "lugar destacado" en materia de inversión, ya que hasta ahora esta colaboración "ha sido fundamental" en servicios básicos, financieros o comunicaciones. La colaboración ha generado "beneficios mutuos", ha añadido.
Chile ofrece "estabilidad política, social y económica" y aspira a renovar un trabajo conjunto y "alianzas estratégicas", ha dicho Bachelet, que ha resaltado no sólo la importancia de estas inversiones para el progreso financiero sino también para el "bienestar de los ciudadanos" y del "desarrollo presente y futuro" de las sociedades.
En este sentido, la mandataria chilena ha llamado a convertir "desafíos" en "oportunidades" y, bajo esta máxima, aspira en su segundo mandato a responder "ante una población consciente de sus derechos", deseosa de mejorar sus condiciones de vida y de participar más en la vida política de Chile.
El país sudamericano se ha marcado las reformas educativa, fiscal y política como sus tres grandes ejes a corto y medio plazo. "Son cambios necesarios y a la vez urgentes", ha dicho Bachelet, entre otras razones porque Chile supera en desigualdad a los países de la OCDE y de su entorno y estas diferencias sociales "ponen en riesgo el crecimiento sostenido". A su juicio, hace falta crecer "de la mano de inclusión social".
La reforma educativa plantea una "educación de calidad para todos", según Bachelet, que ve estos cambios una necesidad "ética" pero también económica, ya que "aumentar el nivel de capital humano mejora el clima social".
El proyecto de reforma tributaria cuenta ya con el apoyo parlamentario -fue aprobada de forma "transversal" y con el respaldo de distintos partidos-- y garantiza "recursos permanentes para los compromisos permanentes del Estado", de tal forma que una mejora social no dependa de la situación financiera de cada momento.
Por su parte, la reforma política que plantea Bachelet aboga por una revisión de la Constitución, para hacerla "más adecuada" a la sociedad. La presidenta quiere "poner al día" el texto para que esté "a la altura de los desafíos del mundo actual", entre otras cuestiones dando "fortaleza" a las instituciones y que todos se sientan "plenamente representados".
POPULISMO
Bachelet ha desmarcado sus propuestas del concepto de "populismo", ya que no basa sus campañas y sus posteriores políticas en "ofrecer, ofrecer y ofrecer". "No hay que prometer nada que uno sabe que no es posible", ha advertido, en el marco de una charla en la que ha recordado que, durante su última campaña, decidió actuar "con realismo".
La presidenta chilena ha dicho que este tipo de cautela es propia de políticos "serios" y "responsables" y ha citado como ejemplo que, en su primer mandato, el Gobierno guardó los beneficios obtenidos del alza en los precios del cobre para épocas de "vacas flacas". "El capital político es lo primero que se pierde cuando uno tiene que enfrentar el mundo real", ha agregado.
En materia de integración regional, Bachelet ha lamentado que, a pesar de los numerosos bloques políticos surgidos en América Latina, esta zona aún no ha alcanzado el intercambio comercial que tiene la Unión Europea. Así, ha abogado por avanzar en la unidad sin necesidad de "fusionar" ni "homogeneizar" modelos políticos.
La mandataria chilena confía en que la Cumbre Iberoamericana que se celebrará en diciembre en Veracruz (México) concluya con "resultados bien concretos". Bachelet ha subrayado la importancia de desarrollar acuerdos "tangibles" que permitan mejorar los sistemas educativos de América Latina, "la región del planeta más desigual".
ENVIDIA DE ESPAÑA
El ministro de Economía español, Luis de Guindos, ha reconocido en este mismo foro la "sana envidia" con la que observa los datos macroeconómicos de Chile, que tiene un reducido ratio de deuda y equilibrio fiscal. El país sudamericano, con sus datos y su "estabilidad institucional", ofrece "muchísimos atractivos" a las empresas españolas, ha remachado.
"Chile es un país cabal", donde "las instituciones y el respeto a la ley funcionan", ha dicho De Guindos, que ha coincidido en su visión con su homólogo chileno, Luis Felipe Céspedes. Este último ha presentado a su país como una garantía frente a los "vaivenes" internacionales, con una mirada "a medio largo plazo" que supera los periodos concretos de gobierno.
Céspedes, que ha alertado de los riesgos de un endeudamiento público excesivo, ha asegurado que Chile tiene un escenario macroeconómico capaz de "reducir los impactos" de la situación económica exterior y ha apuntado que, a día de hoy, existe un "importante espacio de colaboración" con España. La diversificación de la producción y los esfuerzos en aras de la innovación representan también oportunidades de inversión, ha agregado.
Energía, obras públicas o telecomunicaciones son algunos de los sectores aprovechados tradicionalmente por las empresas españolas. El ministro de Energía chileno, Máximo Pacheco, ha aprovechado su turno de palabra para "dar la bienvenida" a Gas Natural, que ha lanzado una OPA sin precedentes sobre la Compañía General de Electricidad.
Pacheco ha defendido que Chile cuenta con "reglas claras" para el inversor exterior en un momento en el que aspira a dar "un salto en innovación". En este sentido, ha explicado que el Ejecutivo chileno ha desarrollado un "marco claro" que ha tenido en cuenta todo tipo de "intereses", no sólo empresariales sino también sociales.
"No se puede pensar en políticas públicas a puerta cerrada", ha advertido el ministro, que ha reconocido la necesidad de apostar por una "energía limpia" y "a precio justo". En su opinión, "sin energía no hay crecimiento", pero ésta debe llegar junto a avances en materia de igualdad y con "precios razonables" en los recibos de luz y gas.