Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ban Ki Moon cree que la construcción de nuevos asentamientos por parte de Israel son "actos provocadores"

El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon, ha considerado este martes que los planes de construir nuevos asentamientos en territorio palestino son "actos provocadores" y que plantean la duda sobre su compromiso de alcanzar un acuerdo de paz.
Ban ha asegurado que está "profundamente preocupado" por los informes que afirman que el Gobierno israelí había aprobado un plan para construir más de 150 hogares en "asentamientos ilegales de la ocupada Cisjordania".
"Estos actos provocadores aumentan el crecimiento de la población colonizadora, además de incrementar las tensiones y reducir las perspectivas hacia adelante de un cambio político", ha explicado Ban en la reunión del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas sobre Oriente Próximo.
"Las actividades continuas de asentamiento son una ofensa para el pueblo palestino y para la comunidad internacional. Éstas hacen aumentar las dudas sobre el compromiso de Israel de llegar a una solución entre ambos estados", ha afirmado. También ha indicado que la frustración entre los palestinos está creciendo.
Por su parte, la embajadora de Estados Unidos en Naciones Unidas, Samantha Power, ha asegurado que Washington se opone firmemente a las actividades de asentamiento de Israel. "Los pasos que tienen como objetivo avanzar en el programa de asentamientos de Israel son fundamentalmente incompatibles con la solución entre ambos estados y plantean dudas sobre las intenciones de Israel a largo plazo", ha asegurado Power en el Consejo.
El jefe de la delegación palestina en Naciones Unidas, Riyad Mansour, ha pedido al Consejo de Seguridad que se tomen medidas contra Israel por llevar a cabo este tipo de actividades. "(Israel) se debe involucrar en las medidas adoptadas por todos los estados", ha asegurado Mansour.
Por su parte, el enviado de Israel a la ONU, Danny Danon, ha acusado al Consejo de Seguridad de ser "hipócrita", ya que ha condenado los "ataques terroristas" que han tenido lugar en otros lugares del mundo pero no los que han sucedido en Israel. Danon no ha hablado sobre los asentamientos israelíes.
"El camino hacia la paz es largo y difícil pero Israel se ha comprometido a hacer todo lo posible", ha explicado Danon. Israel confirmó el pasado jueves que se apropiaría de una gran extensión de tierra fértil de Cisjordania, cerca de Jordania, una zona donde Israel posee granjas construidas en territorio palestino.
En la actualidad unos 550.000 judíos viven en Cisjordania y en Jerusalén Este, según el Gobierno israelí. Unos 350.000 palestinos viven en Jerusalén Este y 2,7 millones en Cisjordania.
Los palestinos quieren un Estado independiente en Cisjordania, Gaza y Jerusalén Este, unas zonas que Israel capturó en la guerra que tuvo lugar en 1967. La última ronda de conversaciones de paz se rompió en el mes de abril de 2014 y la violencia entre palestinos e israelíes ha resurgido en los últimos meses.