Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bélgica prefiere que "no haya acuerdo" con Turquía a que haya "un mal acuerdo"

El primer ministro de Bélgica, Charles Michel, ha asegurado este jueves que prefiere que los líderes europeos no lleguen a un acuerdo con Turquía para la devolución de los inmigrantes irregulares que llegan a Grecia, incluidos los refugiados sirios, a que se alcance "un mal acuerdo" sobre esta cuestión.
"Yo soy muy claro. Prefiero que no haya acuerdo a un mal acuerdo con Turquía", ha expresado a su llegada a la Cumbre de jefes de Estado y de Gobierno. "Podemos tener un acuerdo estratégico si todo el mundo respeta sus compromisos y Turquía respeta plenamente sus compromisos", ha añadido.
Además, Michel ha apuntado que es necesario demostrar que el acuerdo que se pueda alcanzar "tiene resultados" y permite "romper con el modelo de los traficantes de seres humanos".
Por otro lado, el primer ministro belga ha reconocido que Turquía "efectivamente ha pedido mucho" como contrapartida a cambio de las devoluciones de migrantes a suelo turco. En cualquier caso ha señalado que no acepta una negociación "que parezca a veces tener forma de chantaje" y ha subrayado que se mantendrá "firme y determinado" en defensa de los intereses europeos.
Las bases del acuerdo se cerraron la semana pasada entre la UE y Ankara y contemplan la expulsión a Turquía de todos los inmigrantes irregulares que lleguen a Grecia, aunque desde Bruselas se asegura que no habrá devoluciones en caliente o colectivas y que se dará un trato individualizado a cada solicitud de asilo.
A cambio, la UE se compromete a reubicar en los Estados miembros a un número equivalente de refugiados sirios instalados ya en Turquía, bajo el patrón de "uno por uno", hasta que se logre frenar el flujo irregular en la frontera.
El Gobierno truco aspira, además, a doblar hasta los 6.000 millones de euros la ayuda europea recibida para atender a los refugiados y agilizar tanto el fin de la exigencia de visados, como la apertura de nuevos capítulos para la adhesión.