Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Birmania aprueba la concesión de visados al personal de la ONU

El embajador francés en Tailandia, Laurent Bili (i), inspecciona las cerca de mil toneladas de material de ayuda humanitaria francesa. Foto: EFEtelecinco.es
El pasado lunes, las autoridades birmanas se comprometieron a permitir la entrada de los cooperantes internacionales tras la reunión en Rangún del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon y el jefe de la Junta, el general Than Shwe. La autorización supone un avance en la distribución de ayuda humanitaria a los cerca de 2,5 millones de personas damnificadas por el ciclón "Nargis", que arrasó el sur del país entre el 2 y 3 de mayo.
Naciones Unidas ha dicho en un comunicado que los generales también están permitiendo el acceso de un mayor número de sus cooperantes al delta del río Irrawaddy, la zona más afectada por la tormenta y donde más de 2 millones de víctimas carecen de vivienda y agua potable.
El régimen birmano ha dispuesto controles en las carreteras de acceso al delta, donde impide el acceso a cooperantes que no tengan permiso especial, y se le acusa de requisar la ayuda internacional.
La Junta Militar teme que los trabajadores de agencias internacionales debiliten su poder autoritario sobre la población y camufla el material de emergencia para que las víctimas no vean que proviene de países occidentales, críticos con el régimen.
La ayuda llega a un millón de personas
Según la ONU, la ayuda internacional ya ha alcanzado a un millón de personas, menos de la mitad de los 2,4 millones de víctimas que sobrevivieron al ciclón, que arrasó Birmania el pasado 2 de mayo.
Un barco de la Armada francesa descargó ayer en Tailandia mil toneladas de ayuda tras permanecer dos semanas bloqueado, junto con otros navíos estadounidenses y británicos, frente a las costas de Birmania.
El Gobierno birmano calcula que necesitará 11.000 millones de dólares (7.000 millones de euros) para la reconstrucción del sur del país, mientras que Naciones Unidas solicita a los donantes 201 millones de dólares para atender durante los próximos tres meses las necesidades más urgentes de los damnificados.   LA