Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bolivia califica de "simple" y "liviana" la objeción de Chile a la demanda marítima

El procurador de Bolivia, Héctor Arce, ha calificado de "simples" y "livianos" los argumentos jurídicos con los que Chile ha denunciado la competencia de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) para conocer la demanda presentada por el país vecino para exigir una salida soberana al océano Pacífico.
"El 15 de julio, Chile presentó una objeción preliminar a la jurisdicción de la CIJ, un escrito que no tiene ningún elemento que nos pueda llamar a ninguna preocupación", ha dicho Arce, encargo de la estrategia jurídica boliviana.
El procurador ha insistido en que el escrito chileno "no tiene ningún elemento que pueda preocupar al Estado boliviano" porque "es un trabajo demasiado simple, demasiado liviano en materia jurídica", según ha informado el diario boliviano 'La Razón'.
A pesar de ello, ha aseverado que "se está trabajando responsablemente en todos los equipos: en el internacional, que lo coordina el agente Eduardo Rodríguez, y en el nacional, coordinado por la Procuraduría, para una respuesta objetiva y contundente que reafirme la certeza de la jurisdicción y competencia de la CIJ".
Aunque los escritos que las partes entregan al alto tribunal son de carácter reservado hasta que se inicie la fase oral del proceso judicial, la presidenta chilena, Michelle Bachelet, reveló en un comunicado los ejes de la objeción de su Gobierno a la demanda boliviana.
Bachelet insistió en la necesidad de respetar el Tratado de Paz y Amistad de 1904 sobre límites fronterizos, advirtiendo que, de lo contrario, se pondría en riesgo la libertad de los estados para negociar por temor a futuros litigios.
CONFLICTO TERRITORIAL
La disputa territorial se remonta a 1879, cuando Bolivia perdió su salida al Pacífico en la guerra que mantuvo con Chile, que culminó con el Tratado de Paz y Amistad de 1904, sobre el derecho de libre tránsito de mercancías bolivianas hacia y desde puertos en este océano.
Chile asegura que con el acuerdo de paz --que fue ratificado por los parlamentos de ambos países veinte años después-- se establecen las fronteras --también las marítimas-- de las naciones combatientes, por lo que no ha lugar a ninguna disputa territorial.
Bolivia argumenta que el acuerdo de paz es 'injusto, incumplido e impuesto' y ha rechazado la intangibilidad de los tratados internacionales, recordando que Estados Unidos se avino a superar el firmado en 1903 con Panamá.
En un intento de destrabar el conflicto bilateral, el Gobierno de Evo Morales y el de Bachelet firmaron en 2006 una agenda de 13 puntos para iniciar las negociaciones sobre la salida marítima para Bolivia.
No obstante, el diálogo nunca llegó a iniciarse, más allá de reuniones de trabajo, por lo que finalmente el pasado 24 de abril el Gobierno boliviano presentó una demanda en la CIJ para exigir su salida marítima a Chile.
En abril, Bolivia presentó su memoria jurídica a la CIJ. Chile tenía un plazo de 90 días, a contar desde entonces, para denunciar la competencia de La Haya, algo que hizo en julio, a pesar de que podría haberlo hecho en febrero de 2015, junto a su contramemoria.