Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Brasil elige entre la continuidad de Rousseff o Silva, la sorpresa de la campaña

Elecciones en Brasil: Dilma Rousseff y Marina Silvatelecinco.es

Brasil, una de las mayores democracias del mundo, elegirá este domingo si sigue confiando en las políticas de izquierda del Partido de los Trabajadores (PT) de Dilma Rousseff, o si por el contrario se decanta hacia propuestas más centristas de la candidata Marina Silva -Partido Socialista Brasileño (PSB)-, cuya fuerte irrupción fue la principal sorpresa de la campaña.

El principal sobresalto se produjo a mediados de agosto, cuando el candidato del PSB, Eduardo Campos, murió al estrellarse la avioneta en que viajaba. A los pocos días, su candidata a vicepresidenta, Marina Silva, ocupó su lugar y empezó a subir como la espuma en las encuestas de intención de voto. En los primeros quince días llegó a empatar con Rousseff, que hasta entonces tenía prácticamente asegurada la reelección.
Muchos brasileños agradecían así que Silva tomara la iniciativa y se colocara en la primera línea de la política, pues desde el principio muchos no entendían por qué iba a ser la mano derecha de Campos si era mucho más popular que él. Silva, ex ministra del PT con Luiz Inácio Lula da Silva, salió del partido desencantada y en los últimos meses ha intentando captar el descontento de la calle presentándose como una alternativa a la vieja política.
Pero el efecto del 'huracán Marina', como lo bautizaron algunos, no duró mucho tiempo. Desde principios de septiembre Rousseff se recuperó y volvió a oscilar entre el 35% y el 40% de intención de voto, mientras que la ex líder ecologista retrocedió a la franja de entre 20% y 25%. La presidenta hizo hincapié en algunas contradicciones de la candidata y ondeó la bandera del miedo, advirtiendo que su programa económico haría inviable la continuidad de las políticas sociales del PT.
La campaña parecía una contienda entre ambas, en la que el líder del Partido de la Socialdemocracia Brasileña (PSDB), el liberal Aécio Neves, poco tenía que hacer. Incluso se especuló con su renuncia antes de tiempo. Sin embargo, en los últimos días ha remontado y ya podría disputarle a Silva el pase al segundo turno, pues ambos están prácticamente empatados como segunda preferencia de los brasileños.
Así pues, el resultado electoral será un misterio hasta el último momento, aunque el triunfo de Rousseff está casi asegurado. Según la última encuesta Datafolha, divulgada este jueves, Rousseff tiene un 40% de intención de voto, muy por delante de Silva (24%) y Neves (21%). En un hipotético segundo turno la actual presidenta sería reelegida con un 48% de los votos frente al 41% de Silva.
De esta manera, es más que probable que ningún candidato supere el 50% de los sufragios, por lo que los dos primeros deberán enfrentarse de nuevo, en una segunda vuelta que se celebrará el 26 de octubre. En ese hipotético escenario la actual presidenta sería reelegida con un 48% de los votos frente al 41% de Silva.
Izquierdas con matices
Rousseff ha diseñado toda su campaña como un plebiscito en torno a la continuidad de las conquistas sociales de la izquierda que se iniciaron con el Gobierno de su antecesor y padrino político, Lula. Tanto Silva como Neves asumen el éxito de esos programas y han prometido que continuarán, por ejemplo, con el 'Bolsa Familia', que atiende a más de 56 millones de personas con escasos recursos. Sin embargo, hay algunos matices y las diferencias más notables aparecen al hablar de economía.
En líneas generales Rousseff quiere mantener su política económica, estimulando el crédito a través de los bancos públicos, controlar el gasto público interviniendo en precios regulados (como la gasolina, por ejemplo) y mantener la inflación dentro de las metas establecidas, pero de forma flexible, teniendo más en cuenta el techo que los valores del centro.
Silva, en cambio, a pesar de haber militado en el PT durante más de 20 años y liderar un partido socialista aparece más escorada hacia el centro, sobre todo en relación a temas como el matrimonio homosexual o el aborto, donde mantiene posturas muy conservadoras. Desde el principio ha subrayado la necesidad de recomponer la confianza para facilitar las inversiones, y enseguida se convirtió en la candidata favorita de la élite empresarial ante la escasa relevancia del PSDB, tradicional defensor de sus intereses.
De hecho, el PT y otros sectores de la izquierda criticaron duramente que gran parte del equipo económico que asesora a Silva esté formado por personas ligadas de una manera u otra al PSDB, el partido de Neves. El líder 'tucano' defiende una menor intervención del Estado en la economía y sus convicciones liberales en lo económico van de la mano con posiciones conservadoras en lo social. Sus posibilidades de convertirse en presidente son muy escasas, lo que en la práctica significa que en Brasil seguirá gobernando la izquierda. Falta ver cuál de ellas.