Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas pide a Bulgaria y Rumanía más pasos para garantizar independencia judicial y combatir la corrupción

La Comisión Europea ha reclamado nuevos esfuerzos a Bulgaria y Rumanía para garantizar la independencia judicial y combatir la corrupción en ambos países y, en el caso de Bulgaria, también el crimen organizado, en sendos informes para evaluar sus progresos en este área en el último año.
Así, el Ejecutivo comunitario alerta de que "el progreso lento" en Bulgaria para atajar casos de corrupción de alto nivel y el crimen organizado "continúa erosionando la confianza pública en la capacidad de las autoridades búlgaras de impartir justicia" y de la falta de seguimiento de casos "controvertidos" como el proceso contra el exprimer ministro socialista búlgaro Sergei Stanishev, en 2014 por perder documentos oficiales durante su mandato sin que se le diera el documento de la acusación. Su caso se paralizó cuando se convirtió en el presidente del Partido Socialista Europeo, cargo que le garantiza inmunidad.
También ha constatado "retrocesos" en la puesta en marcha de otras medidas clave, especialmente la estrategia contra la corrupción en el país y ha reclamado la creación rápida de la nueva autoridad unificada para combatir los casos de alta corrupción, que ha sido rechazada en el Parlamento, lo que constata la falta de consenso político para sacar adelante la legislación necesario para ponerla en marcha. Y le pide que continúe los esfuerzos para atajar "la corrupción de bajo nivel en el Ministerio del Interior" y haga "esfuerzos similares en otros sectores de riesgo dentro de la administración pública".
En el ámbito judicial, aunque valora la modificación de la Constitución en Bulgaria acometida en diciembre para allanar la reforma del sistema judicial y del Consejo Supremo Judicial, el Ejecutivo comunitario pide la adopción rápida de las enmiendas necesarias para aplicar la reforma y que dé rápidamente la autoridad legal y material al órgano judicial de inspección para que cumpla su papel de preservar "la integridad y la lucha contra la corrupción en el seno del sistema judicial", transparencia en el nombramientos de jueces y magistrados y que garantice las condiciones necesarias para investigaciones "imparciales" de casos contestados de alta corrupción.
"Ver resultados reales para atajar los casos de corrupción de alto nivel y crimen organizado sigue siendo el mayor desafío y debe ser la máxima prioridad", ha resumido el vicepresidente primero de la Comisión Europea, Frans Timmermans, que ha insistido en que se tiene que ver resultados este año. La Comisión, ha dicho, ya ha puesto "los medios necesarios" tras la petición de Bulgaria de obtener "más asistencia técnica y asesoramiento" en apoyo a las reformas pendientes.
Con todo, el Ejecutivo comunitario considera que las estrategias contra la corrupción y la reforma judicial en Bulgaria son "pasos importantes" tras el periodo de inestabilidad política que paralizó las reformas en el país, pero todavía ponerlas en marcha y garantizar "resultados concretos" y por ello le pide "acelerar" la aplicación de sus recomendaciones.
MEJORAS EN RUMANÍA PERO TAMBIÉN INSUFICIENTES
En el caso de Rumanía, el Ejecutivo comunitario ha reconocido el "impresionante" historial de las instituciones de integridad y judiciales clave para atajar la corrupción de alto nivel y "una voluntad para defender la independencia de la justicia" en su informe, pero avisa de que la independencia judicial y el respeto a las decisiones judiciales siguen siendo contestadas y el Código Penal es cuestionado por el Parlamento y los pasos dados para atajar la corrupción y la voluntad política todavía no son suficientes para hacer frente al problema "sistémico". Y deja claro que 2016 será clave para ver si prevalece la integridad a la vista de los nombramientos judiciales y las elecciones generales previstas este año.
"Estos esfuerzos deben aumentarse en 2016, en participar para impedir la corrupción y garantizar que los jueces pueden hacer su trabajo correctamente", ha explicado Timmermans.
En su informe, el Ejecutivo comunitario exige a Bucarest "procedimientos claros y robustos" para el nombramiento de altos cargos judiciales en base a la meritocracia, "disposiciones claras" en el Código de Conducta de los diputados para que respeten la independencia judicial tal y como reclamó en 2015, que adopte criterios "objetivos" para decidir el levantamiento de la inmunidad parlamentaria y garantizar que ésta "no se utilice para evitar la investigación y persecución de delitos de corrupción".
También le pide que complete la reforma de sus Códigos legales y que dé pasos "para garantizar el respeto de las normas sobre integridad en la organización de las elecciones locales y generales en 2016".
En el ámbito de la corrupción, la Comisión insta a Rumanía a mejorar la recuperación de bienes ilícitos, que aplique medidas para "prevenir y detectar conflictos de intereses" y que aproveche "al máximo" fondos de la UE para promover medidas para prevenir la corrupción de bajo nivel.
La Comisión Europea publicará sus próximos informes de progresos para ambos países en 2017 en el marco del Mecanismo de Cooperación y Verificación. Dicho mecanismo fue creado en 2007 para vigilar los progresos de ambos países en materia de reforma judicial y lucha contra la corrupción y el crimen organizado ante la evidencia de que no cumplían los estándares en este ámbito cuando entraron en la UE.
El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ha confiado en que el mecanismo se pueda eliminar cuando concluya su mandato si Bruselas concluye que han cumplido las condiciones impuestas.