Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas pide de nuevo a Gobiernos europeos más medios para ayudar a Italia a frenar inmigración en el Mediterráneo

La Comisión Europea ha vuelto a pedir a los Gobiernos europeos que aporten más medios para ayudar a Italia a hacer frente a la inmigración en el Mediterráneo tras recordar que la Agencia Europea de Control de Fronteras Externas (Frontex) no cuenta con barcos y aviones propios.
Italia ha avisado de su intención de poner fin a su operación militar 'Mare Nostrum' en el Mediterráneo en octubre y ha reclamado que la Unión Europea le releve.
"La Comisión ha dicho de forma constante que los Estados miembro necesitan hacer más en términos de contribución de fondos, equipos o personal", ha afirmado en rueda de prensa el portavoz del Ejecutivo comunitario, Antony Gravili, preguntado por la viabilidad de que Frontex sustituya a 'Mare Nostrum'.
El portavoz ha dejado claro que "Frontex es una agencia pequeña, con un presupuesto pequeño, no tiene guardacostas, no tiene barcos, no tiene aviones".
"De modo que cualquier solución para dar más ayuda a Italia debe implicar a todos los Estados miembros. Esto implica, como hemos dicho desde el principio, de forma constante, mayores esfuerzos de los Estado miembro", ha recalcado Gravili.
El portavoz ha dejado claro que el Ejecutivo comunitario es consciente del "trabajo magnífico" que está haciendo Italia y reconoce "la carga" que asumen "para salvar vidas en el Mediterráneo" aunque también ha defendido que Bruselas ha dado "mucha ayuda a Italia", incluido un nivel de ayuda de emergencia "sin precedentes" de 30 millones de euros desde la tragedia de Lampedusa.
Italia se consolidará además, ha recordado el portavoz, como primer beneficiario de los fondos europeos de ayuda a la inmigración y asilo de la UE entre 2014 y 2020 tras haber recibido 500 millones en los siete años precedentes.