Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas dice que Obama "ha dado pasos importantes para reconstruir la confianza" tras escándalo de espionaje

Valora su voluntad de extender la salvaguardia a otros países, aunque deja claro que "quedan un número de cuestiones abiertas"
La Comisión Europea ha asegurado este viernes que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, "ha dado pasos importantes para reconstruir la confianza" con Europa a raíz del escándalo del espionaje masivo a ciudadanos y Gobiernos de la UE con la directiva que ha presentado para revisar los programas de inteligencia en el país.
"Las declaraciones del presidente Obama y sus acciones muestran que las preocupaciones legítimamente expresadas por la UE han sido escuchadas por nuestro socio estadounidense y que el diálogo intensivo trasatlántico sobre estas cuestiones ha sido genuino y comienza a producir resultados", ha valorado un portavoz del Ejecutivo comunitario en un comunicado.
"Al reconocer la necesidad de actuar, el presidente Obama ha dado pasos importantes para reconstruir la confianza. Celebramos especialmente la voluntad del presidente Obama de extender las salvaguardas actualmente disponibles para los ciudadanos de Estados Unidos en relación a la recogida de datos por motivos de seguridad nacional a los ciudadanos no estadounidenses", ha precisado el Ejecutivo comunitario en su nota, en el que avanza que explorarán ahora "las implicaciones completas de este compromiso".
El pronunciamiento de Obama "abre la vía para una discusión entre la UE y Estados Unidos sobre una utilización más eficaz de los tratados de asistencia legal y las normas de protección de datos que deben aplicarse", ha asegurado el Ejecutivo comunitario, que ha insistido en que el anuncio de Obama "representa el inicio de un proceso importante para abordar las preocupaciones de la UE".
"Y esperamos que haya más acciones en Estados Unidos en este sentido", ha recalcado no obstante el Ejecutivo comunitario, insistiendo en que "todavía quedan un número de cuestiones abiertas" y que deben abordar "en detalle" y por tanto el diálogo bilateral con Washington continuará.
La Comisión Europea ya avanzó en una propuesta presentada el pasado 27 de noviembre que espera "una mejora en el acuerdo de Puerto Seguro que aborde las cuestiones de seguridad de una manera que refuerce la confianza en las transferencias de datos al sector comercial de Estados Unidos" y que "la rápida conclusión de un acuerdo marco sobre protección de datos en el área de las fuerzas del orden y del Estado garantizaría el cumplimiento de los derechos de los ciudadanos de la UE", incluido el derecho de recurso a la justicia por parte de ciudadanos europeos no residentes en Estados Unidos.
El Ejecutivo comunitario ha valorado en todo caso "la voluntad del presidente de comenzar a abordar preocupaciones generalizadas relacionadas por la recogida a gran escala de datos por parte de la NSA" y que son "compartidas por muchos ciudadanos europeos", además de haber afectado a "la confianza" en el intercambio de datos por las revelaciones.
Obama ha anunciado este viernes la suspensión del programa de recogida de metadatos telefónicos de la NSA, el fin de las prácticas de espionaje sobre mandatarios extranjeros aunque seguirán recabando datos sobre "las intenciones de los Gobiernos" y, en términos generales, un incremento de la supervisión y control sobre las prácticas de los servicios de Inteligencia.
"He dejado claro que, a menos que medie una situación extraordinaria de seguridad nacional, no supervisaremos las comunicaciones de los jefes de Estado y de Gobierno de nuestros países aliados", ha declarado el presidente, quien no obstante ha defendido la necesidad de recabar información sobre la política interna de los países con los que EEUU mantiene relaciones.
"No vamos a ir pidiendo perdón solo porque nuestros servicios de espionaje sean más eficaces", ha argumentado Obama. No obstante, "Estados Unidos no va a espiar a aquella gente normal y corriente que no amenace nuestra seguridad nacional, y tendremos muy en cuenta las preocupaciones que puedan albergar sobre su privacidad. Lo mismo va por los líderes extranjeros", ha hecho saber.
"Los jefes de Estado y de Gobierno con los que trabajamos estrechamente, y de cuya cooperación dependemos, deberían contar con la garantía de que les estamos tratando como verdaderos socios. Y los cambios que he ordenado están orientados precisamente a eso", ha añadido el presidente estadounidense.