Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas aprueba con condiciones la fusión entre las cerveceras SAB Miller y AB InBev

La Comisión Europea ha autorizado este martes la adquisición de SAB Miller por parte del AB InBev, segunda y primera cerveceras del mundo, respectivamente, aunque ha condicionado esta operación a la que la compañía belga venda prácticamente la totalidad del negocio de la británica en Europa.
Bruselas había comunicado que la fusión, tal y como había sido comunicada en un principio, habría incrementado el precio de la cerveza en los países de la UE en los que SAB Miller desarrolla su actividad, puesto que habría eliminado a un "importante" competidor y habría más probable una coordinación "tácita" entre las dos compañías.
No obstante, el Ejecutivo comunitario ha subrayado que con la venta de prácticamente todo el negocio de SAB Miller en Europa, AB InBev "ha abordado todas estos problemas".
La comisaria de Competencia, Margrethe Vestager, ha destacado que la decisión de la Comisión asegura que la competencia no se verá debilitada y que los consumidores europeos no serán perjudicados. "Los europeos compran entorno a 125.000 millones de euros de cerveza cada año, por lo que una pequeña subida del precio podría causar un daño considerable a los consumidores", ha añadido.
Los consejos de administración de Anheuser-Busch InBev (AB InBev) y SABMiller alcanzaron en noviembre un acuerdo por el que el propietario de Budweiser, Stella Artois y Corona se haría con su competidora británica en una operación valorada en 71.000 millones de libras (100.000 millones de euros), lo que daría origen a la mayor empresa del sector, con una cuota de mercado de aproximadamente el 30%.
La cervecera belga ya ha aceptado la oferta de la japonesa Asahi por los activos de SAB Miller en Francia, Italia, Países Bajos y Reino Unido, que la cervecera belga había ofrecido desde el principio para evitar posibles problemas que podría plantear la Comisión Europea.
Además, con el objetivo de disipar las preocupaciones adicionales expresadas por el Ejecutivo comunitario durante la investigación preliminar, AB InBev también ofreció la venta de los negocios de la británica en República Checa, Hungría, Polonia, Rumanía y Eslovaquia.
En un comunicado, Bruselas confirma que todos estos compromisos abordan sus preocupaciones derivadas de la transacción, al suponer que AB InBev venderá toda la actividad de SAB Miller en Europa que hubiera adquirido con la fusión.