Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas espera un acuerdo en horas o días para cerrar la revisión del rescate de Grecia

El comisario Moscovici dice que se han completado el 95% de las medidas necesarias
El comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Pierre Moscovici, ha mostrado este lunes su confianza en que las instituciones acreedoras y Grecia puedan alcanzar en las próximas horas o días un acuerdo que permita cerrar formalmente la primera revisión del rescate y proceder por tanto al desembolso de 7.500 millones de euros del segundo tramo.
Los ministros de Finanzas de la Eurozona (Eurogrupo) llegaron el pasado 25 de mayo a un acuerdo político para dar luz verde a esta revisión y desbloquear un segundo tramo del programa heleno de 10.300 millones, que se otorgaría en varios plazos, el primero de ellos de 7.500 millones.
No obstante, la conclusión formal de la primera revisión estaba aún sujeta a la verificación del paquete de reformas adoptadas por el Gobierno de Alexis Tsipras por parte del Grupo de Trabajo del Eurogrupo.
En su intervención ante la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios del Parlamento Europeo, el político francés ha estimado que se han completado el 95% de las medidas necesarias, al mismo tiempo que ha afirmado que "globalmente" hablando las cuestiones abiertas son "puntos menores".
"En las discusiones de las últimas dos semanas se han conseguido un gran progreso hacia el acuerdo y es por eso que soy muy optimista con que las últimos flecos sean resueltos en las próximas horas o, días de forma que podamos decidir sobre el desembolso en el Eurogrupo del 16 de junio", ha apuntado Moscovici.
En este sentido, el comisario ha detallado que tras el desembolso de los primeros 7.500 millones, tendrán lugar otros dos pagos más: el primero, de 1.700 millones de euros, centrado totalmente en el pago de atrasos acumulados, y un último desembolso de 1.100 millones enfocado en cuestiones de privatizaciones.
Por su parte, el vicepresidente de la Comisión Europea para el Euro, Valdis Dombrovskis, ha destacado que el paquete de reformas adoptado por Atenas es "muy sustancial", a la vez que ha destacado que, en opinión del Ejecutivo comunitario, permitirá alcanzar un superávit primario del 3,5% del PIB en 2018.
"Desde el punto de vista de la Comisión, con unas reformas con valor del 3% como las implementadas por Grecia, debería ser posible avanzar desde un superávit primario del 0,7% al 3,5%, especialmente en una situación de crecimiento económico", ha explicado el letón, antes de señalar que Grecia volverá al crecimiento en la segunda mitad del año.
Además, ha recordado que los elementos clave del paquete son las reformas del sistema de pensiones y del sistema fiscal, el fortalecimiento de la independencia de las agencia tributaria o la apertura de los mercados de la energía y gas, entre otras, y ha indicado que "la verificación de las acciones previas está todavía en marcha".
Con respeto a las medidas para el alivio de la deuda helena, Moscovici ha recordado que el acuerdo es que hasta la finalización del rescate sólo se llevarán acabo "medidas de gestión" de deuda, así como que existen dos líneas rojas para la reestructuración: debe ceñirse a los términos del programa aprobado el verano pasado y no puede haber una quita.
El Eurogrupo delineó medidas a corto, medio y largo plazo para la reestructurar la deuda de Grecia, pero el grueso de las misma no llegará tras la finalización del rescate, a mediados de 2018. No obstante, estas medidas sólo se activarían si un futuro análisis sobre la sostenibilidad de la deuda evidencian que son necesarias para alcanzar los objetivos de financiación bruta del país.
En cualquier caso, Moscovici se ha mostrado convencido de que será necesario poner en marcha estas medidas a medio plazo y ha asegurado que las instituciones tendrán que trabajar sobre ellas durante los próximos meses.