Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas analizará "cuidadosamente" el impacto del fallo que anula la norma sobre retención de datos

La Eurocámara pide una nueva propuesta que encuentre el "equilibrio adecuado" entre seguridad y privacidad
La comisaria europea de Interior, Cecilia Malmström, ha anunciado este martes que analizará "cuidadosamente" el impacto del fallo del Tribunal de Justicia de la UE (TJUE) que anula la directiva que obliga a los operadores a conservar los datos de las telecomunicaciones antes de decidir sobre los próximos pasos.
Malmström ha dicho que la sentencia aporta "claridad" y confirma las "conclusiones críticas" por lo que se refiere a la "proporcionalidad" que el propio Ejecutivo comunitario había alcanzado en un informe de 2011 sobre la aplicación de la norma.
"La Comisión Europea evaluará ahora cuidadosamente el veredicto y su impacto", ha indicado la comisaria de Interior en un comunicado. Este trabajo, ha agregado, se desarrollará en paralelo a la revisión de la norma sobre privacidad de las comunicaciones electrónicas y a las negociaciones sobre la nueva directiva de protección de datos.
Por su parte, el presidente de la Eurocámara, Martin Schulz, ha reclamado al Ejecutivo comunitario que presente una nueva propuesta con el "equilibrio adecuado entre los intereses legítimos en juego". "Debe respetar en todos sus detalles las garantías previstas en la Carta de Derechos Fundamentales" y en particular la protección de datos, ha apuntado.
La sentencia del Tribunal de Justicia significa que la directiva queda anulada con carácter inmediato, según fuentes comunitarias. No obstante, las autoridades nacionales todavía pueden ordenar a los operadores que sigan guardando los datos basándose en la legislación nacional, aunque cualquier ciudadano podría recurrir ante los tribunales basándose en el fallo del TJUE.