Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas insta a los 28 a "responder unidos" a la crisis de los refugiados

El comisario de Inmigración e Interior, Dimitris Avramopoulos, ha instado a los gobiernos europeos a "responder unidos" a la presión migratoria y llegada masiva de refugiados, frente al riesgo de fractura por las medidas unilaterales de algunos Estados miembros y ante el riesgo de una crisis humanitaria en la llamada ruta de los Balcanes.

"Las iniciativas en solitario no conducen a nada. La unidad de la Unión Europea y las vidas humanas están en riesgo, espero y deseo que los ministros responderán colectivamente y unidos a mi llamada", ha declarado Avramopoulos, a su llegada a un consejo de ministros de Interior de la UE.
Los Veintiocho examinarán en su encuentro la puesta en práctica de las medidas acordadas por la UE en los últimos meses, ante la constatación de que no se está avanzando al ritmo esperado en compromisos como la reubicación de 160.000 refugiados o el refuerzo de la frontera exterior más permeable, en Grecia.
La reunión estará marcada por la tensión provocada por Austria, que ha anunciado que limitará el número diario de solicitudes de asilo que registrará, pese a las advertencias de Bruselas de que se trata de una medida ilegal.
También la decisión de Hungría de convocar un referéndum sobre las cuotas de acogida de demandantes de asilo ya comprometidas con la UE estará sobre la mesa de discusión, aunque no formalmente, según fuentes europeas.
Así las cosas, Avramopoulos ha considerado que la cita de este jueves es "crítica" y que debe servir para "cumplir" con las decisiones que se han tomado conjuntamente durante "meses de trabajo muy duro".
Por ello, el comisario ha alertado de que es un momento de "gran responsabilidad" y ha advertido a los ministros de que se acaba el tiempo. "Sólo quedan 10 días para el 7 de marzo", ha zanjado, en alusión a la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la UE que se centrará en la estrategia migratoria y que incluirá un almuerzo con Turquía.