Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bush celebra la paz del Ulster

En todo su periplo europeo, Bush se ha econtrado con manifestaciones en contra de la guerra. Foto: EFEtelecinco.es
Está previsto que Bush se encuentre con el principal ministro norirlandés, Peter Robinson, y su "número dos" en el gobierno autónomo, Martin McGuinness. En la última parte de su reunión, estará acompañado por Brown y el primer ministro irlandés, Brian Cowen.
La intención del presidente americano es celebrar el décimo aniversario de los acuerdos de paz en Irlanda del Norte. Estados Unidos jugó un importante papel mediador en dichas negociaciones.
 
Tras una visita a un colegio de enseñanza primaria para niños católicos y protestantes, Bush emprenderá viaje de regreso a Washington. El centro escolar norirlandés es la última parada del presidente en su gira de despedida por Europa. Un viaje que le ha llevado a Eslovenia, Berlín, Roma, el Vaticano, París y Londres.
El valor de la paz
Para Bush el fin de las hostilidades en el Ulster tiene un atractivo primordial: servirá para atraer la inversión extranjera. Algo que "ayudará a Irlanda del Norte a adquirir todo su potencial". Tras tres décadas de conflicto, que haya un gobierno compartido de protestantes y católicos supone un hecho extraordinario: "Irlanda del Norte es una historia con final feliz. Todavía queda trabajo por hacer, pero lo alcanzado hubiese sido inimaginables hace diez años".
Irak, en la agenda
De su 'tour', lo más destacado ha sido el toque de atención a Gordon Brown. Bush se vio obligado a advertir de que no toleraría un calendario de retirada de las tropas desplegadas en Irak si no era en virtud al "éxito de la operación".
Bandera iraquí en el tejado
Según fuentes policiales, varios cientos de personas se manifestaron ante el Ayuntamiento de Belfast en un acto organizado por el Movimiento Antibélico, que agrupa a asociaciones estudiantiles y sindicales. A pesar de las fuertes medidas de seguridad adoptadas en toda la ciudad, uno de los activistas llegó a encaramarse al tejado del Consistorio para desplegar una bandera iraquí.
AGE