Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ultraderecha resurge en Alemania

La Unión Demócrata Cristiana (CDU) de la canciller Angela Merkel ha sido derrotada en dos de los tres estados en disputa en las elecciones regionales celebradas este domingo. ‘Alternativa para Alemania’ se ha convertido en la tercera fuerza política del país y ha conseguido entrar en los tres parlamentos que se han elegido, en el de Sajonia se ha convertido en la segunda fuerza política.

Según estas informaciones, recogidas por la cadena de televisión alemana ZDF, la CDU ha perdido en Baden-Wurtemberg y Renania-Palatinado, mientras que se ha mantenido firme en Sajonia-Anhalt.
Así, el partido de Merkel ha logrado el 29,8 por ciento de los votos en este último estado, quedando por delante del partido xenófobo Alternativa para Alemania (AfD), que ha cosechado el 24,2 por ciento de las papeletas.
Por detrás han quedado La Izquierda (16,3 por ciento), el Partido Social Demócrata (SPD, 10,6 por ciento), Los Verdes (5,2 por ciento) y el Partido Liberal Demócrata (FDP, 4,9 por ciento).
Por otra parte, el SPD se ha impuesto en Renania-Palatinado con un 36,2 por ciento de los votos, seguido por la CDU (31,8 por ciento), AfD (12,6 por ciento), FDP (6,2 por ciento), Los Verdes (5,3 por ciento) y La Izquierda (2,8 por ciento).
Por último, en Baden-Wurtemberg han vencido Los Verdes (30,3 por ciento), que rebasan a la CDU (27 por ciento). Por detrás quedan AfD (15,1 por ciento), el SPD (12,7 por ciento), el FDP (8,3 por ciento) y La Izquierda (2,9 por ciento).
Los resultados suponen un hito histórico para el AfD, que ya han celebrado su éxito. "¡Qué tarde tan maravillosa!", ha afirmado el líder de AfD en Sajonia-Anhalt, Andre Poggenburg, en un encendido discurso desde Magdeburgo, la capital estatal.
AfD se fundo hace apenas tres años para protestar contra el rescate en la eurozona, pero se ha transformado en un partido centrado en la problemática de la inmigración y los refugiados aprovechando el flujo procedente de Turquía con rumbo al centro de Europa y apropiándose de parte del electorado conservador de la CDU.