Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

De la Calle destaca la importancia de las víctimas en las conversaciones de paz con las FARC

El jefe negociador del Gobierno en los diálogos de paz, Humberto De la Calle, ha destacado este miércoles la importancia de las víctimas del conflicto en las conversaciones con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que se han retomado durante la jornada.
"Desde el comienzo dijimos que las víctimas son la razón de este proceso, su columna vertebral", ha dicho, antes de reconocerlas como "el ancla moral del proceso", según ha informado el diario colombiano 'El Espectador'.
Así, ha apostado "reconocer a las víctimas como ciudadanos y aceptar la responsabilidad por parte de todos los autores, tras lo que ha solicitado a la población "no politizar, estigmatizar ni dividir a las víctimas".
"No puede ser que una persona que ha sufrido la violación de sus derechos, sea nuevamente victimizada por venir a La Habana a contar su tragedia", ha valorado, en referencia a la polémica por la participación de víctimas de las FARC, del Ejército y los paramilitares en las conversaciones.
De la Calle ha destacado que "la delegación de víctimas ha pedido llevar a buen término estas conversaciones y poner en marcha gestos de paz". "No se puede descalificar a las víctimas del conflicto armado. Queremos justicia pero no venganza", ha subrayado.
La polémica se desató cuando la congresista del Centro Democrático María Fernanda Cabal publicó varias fotos de víctimas participantes en el proceso junto al comentario "Esta víctima saluda a las FARC muy contenta... ¿síndrome de Estocolmo?".
Poco después agregó: "¿Esa que saluda con una gran sonrisa a las FARC es representante de las víctimas?", en referencia a Ángela María Giraldo Cadavid, hermana de uno de los once diputados del Valle que murieron a manos de la guerrilla en 2007.
PARTICIPACIÓN DE MILITARES
En la nueva ronda de conversaciones entre el Gobierno y las FARC participarán tres coroneles del Ejército, la Fuerza Aérea, la Policía Nacional y un capitán de Navío de la Armada Nacional.
"Los militares que van a La Habana no van a ir a rendirse ni a sentarse con sus pares sino que es gente que viene preparando a las Fuerzas Militares hace más de tres años en temas de desmovilización", ha dicho el senador Mauricio Lizcano, tal y como ha recogido la emisora colombiana Radio Caracol.
Lizcano, que forma parte de la Comisión de Paz del Congreso, ha agregado que los militares estarán integrados "en una comisión técnica que hablará de los temas por ejemplo de dónde se va a mover la guerrilla para su desmovilización, la seguridad. Todos estos temas que tienen que ver luego de la firma del proceso de paz".
DIÁLOGO DE PAZ
Desde el 8 de octubre y el 19 de noviembre de 2012 en Oslo y La Habana, respectivamente, Gobierno y FARC llevan a cabo un diálogo de paz basado en una agenda de seis puntos para poner fin a más de cinco décadas de conflicto armado, en las que han muerto 600.000 personas.
Tras seis meses de intensas negociaciones, finalmente el pasado 26 de mayo las partes pactaron sobre desarrollo agrario y rural, el primer punto de la agenda y el más importante para la guerrilla, ya que sobre él pivota toda su lucha armada.
El segundo acuerdo del proceso de paz llegó el pasado 6 de noviembre, sobre participación política. Los puntos clave son el compromiso para crear un estatuto de la oposición, que establezca sus derechos, deberes y garantías, y una reforma electoral, que incluye circunscripciones transitorias.
A ellos se suma un tercer acuerdo alcanzado el pasado 16 de mayo sobre el problema de los cultivos de drogas ilícitas, por el cual las FARC se han comprometido a romper todos sus vínculos con el narcotráfico, una de sus principales fuentes de financiación.
Las partes iniciaron el pasado 12 de agosto las conversaciones sobre el reconocimiento y la reparación a las víctimas, tema al que seguirán el abandono de las armas y el mecanismo de refrendación del acuerdo final de paz.