Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cameron pide un proceso "constructivo" para el 'Brexit' en el que Reino Unido no dé la "espalda" a la UE

El primer ministro británico, David Cameron, ha reafirmado este martes la voluntad de Reino Unido de abandonar la Unión Europea, si bien ha pedido que el divorcio se lleve a cabo "sin dar la espalda" a los Estados miembros, porque se trata de "amigos y socios" en asuntos de interés común como la seguridad y el comercio.
"Cuando dejemos la Unión Europea no debemos dar la espalda a la Unión: Esos países son vecinos, son amigos, son aliados, son socios", ha defendido Cameron en una declaración a la prensa sin preguntas, pronunciada a su llegada al Consejo europeo.
El 'premier' ha explicado que expondrá ante el resto de Estados miembros la determinación de Reino Unido de dejar el bloque, pero que aspira a que se lleve a cabo con un proceso "tan constructivo como sea posible".
En este sentido, Cameron ha destacado la importancia de los países de la Unión Europea como socios con los que mantener unas relaciones "tan estrechas como sea posible" en materia de comercio, cooperación y seguridad. "Es algo bueno para nosotros y para ellos", ha concluido.
Este martes es la primera vez que Cameron se verá con el resto de líderes europeos desde el voto de los británicos a favor del 'Brexit', y se espera que los Veintisiete insten al mandatario británico a activar "lo antes posible" el artículo 50 del Tratado de la UE.
Dicho artículo establece las disposiciones a seguir para consumar el divorcio de un Estado miembro y prevé un plazo de dos años a partir de su invocación para lograr un acuerdo, antes de que se suspenda automáticamente la aplicación de los Tratados comunitarios en el país que ha solicitado su salida.
Londres podría contar con un periodo de gracia si el resto de Estados miembros acuerdan por unanimidad una prórroga a ese plazo de dos años.
Antes de la reunión a Veintiocho, Cameron ha previsto encuentros bilaterales al menos con el presidente del Consejo europeo, Donald Tusk, y con el jefe del Ejecutivo comunitario, Jean-Claude Juncker.