Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cameron ve insuficiente la oferta de acuerdo de la UE, tras una "difícil" reunión con Juncker

Cameron reconoce en privado que podría verse obligado a hacer campaña a favor de la salida de la UEInformativos Telecinco / Agencias

 David Cameron, el primer ministro británico ha finalizado su reunión con el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker declarando que el acuerdo de la Unión Europea para redefinir sus relaciones con su país no es suficiente. El jefe del Ejecutivo como los socios europeos esperan cerrar el acuerdo en la próxima cumbre de líderes europeos del 18 y 19 de febrero.


El primer ministro británico, David Cameron, ha concluido este viernes que el borrador de acuerdo propuesto por la Unión Europea para redefinir las relaciones con Reino Unido "no es suficiente", tras una reunión con el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, que fuentes comunitarias han descrito como "difícil".
"No es suficientemente bueno, requiere más trabajo, aunque estamos haciendo avances", ha dicho Cameron en declaraciones a la cadena británica BBC, tras el encuentro. El objetivo tanto de Londres como de sus socios en la UE es cerrar el acuerdo en la próxima cumbre de líderes europeos del 18 y 19 de febrero. El documento sobre la mesa de las negociaciones contempla un "freno de emergencia" que permitiría a Londres suspender determinadas ayudas sociales a los inmigrantes europeos que trabajen en Reino Unido, si demuestra que su sistema de bienestar está en riesgo por la presión migratoria.
La posibilidad se ofrecería en realidad a cualquier Estado miembro, no sólo a Reino Unido, y se activaría tras el apoyo mayoritario de los Veintiocho, y no de manera automática por decisión del Gobierno nacional. Es una de las alternativa que examinan los negociadores a la exigencia inicial de Cameron de negar ciertas prestaciones sociales a los europeos durante sus primeros cuatro años de trabajo en el país, una propuesta considerada inaceptable por varios Estados miembros.
"Queremos acabar con la idea de 'algo por nada'". La gente decía que era imposible, pero ahora hay una propuesta sobre la mesa", ha defendido Cameron en su declaración a la BBC. Además ha advertido de que "es necesario trabajar más" en el borrador, pero ha asegurado que se están produciendo "avances".
Cameron y Juncker se han reunido en Bruselas pasadas las 13:00 horas, en una cita que ha comenzado con un saludo ante la prensa, durante el que han eludido las preguntas sobre el estado de las negociaciones. "Vamos a ver", ha sido la única respuesta --de Juncker-- que han obtenido los periodistas.
El primer ministro británico ha aprovechado su viaje a Bruselas para verse también con el presidente del Parlamento Europeo, el socialista alemán Martin Schulz, quien ha coincidido en que se ha progresado en la negociación, pero que resta trabajo por hacer. "Hay posibilidades (de acuerdo), pero dependerá de la buena voluntad de todas las partes para preparar la propuesta. Hay que entrar en los detalles, y sabemos que el diablo está en los detalles", ha apuntado, para después declararse "optimista" sobre la posibilidad de acuerdo en febrero.
Próxima etapa, el domingo con Tusk
Cameron cambió su agenda para desplazarse este domingo a Bruselas, con el objetivo de allanar el camino de unas complejas negociaciones que no sólo deben resolver las diferencias en la cuestión migratoria.El Gobierno británico reclama cambios también para relajar la integración europea, reforzar la soberanía nacional y asegurar la "no discriminación" de países de fuera del euro.
Juncker, que se ha ofrecido a jugar el papel de "facilitador" entre Cameron y sus socios, ha sido el primero en recibir al británico. La reunión ha sido "difícil, pero constructiva", según han indicado fuentes de la Comisión. Por ello, el trabajo "va a seguir durante el fin de semana", añaden las fuentes, que recuerdan que la siguiente etapa se jugará el domingo, cuando Cameron reciba en Londres al presidente del Consejo europeo, Donald Tusk, que es quien dirige las negociaciones.
El objetivo de Tusk y Cameron es que a principios de la semana próxima, probablemente el lunes, se haga "circular" la primera propuesta de acuerdo formal, que deberá ser examinada por las capitales y dar tiempo a nuevos contactos antes de la cumbre. Entre las primeras reacciones a la idea de introducir un "freno de emergencia", el ministro de Asuntos Exteriores polaco, Witold Waszczykowski, ha asegurado que Polonia "no va a aceptar un mecanismo que niegue beneficios sociales a polacos que viven en la Unión Europea.