Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Capriles asegura que hay quien quiere que el país "siga dividido" y llama al diálogo

El gobernador del estado venezolano de Miranda, Henrique Capriles, ha asegurado este viernes que hay sectores en Venezuela interesados en que el país "siga dividido" y que diariamente alimentan la confrontación, mientras que ha llamado al diálogo, a pesar del escepticismo que lo rodea.
"No hay forma de lograr que nuestro país salga adelante si el pueblo continúa dividido", ha indicado Capriles, que ha llamado a los ciudadanos a imponerse para "sortear los obstáculos" y lograr paz, tranquilidad y progreso, según ha informado el diario venezolano 'El Universal'.
"Por muy escépticos que estemos de un llamado al diálogo después de tantos años de confrontación, debemos poner nuestro empeño", ha manifestado el líder opositor desde una asamblea popular en Capaya, en el estado de Miranda.
En este sentido, Capriles ha manifestado que cree que sí es posible unir al pueblo venezolano frente a los tiempos de dificultad que atraviesa Venezuela y ha llamado a reflexionar "en estos días santos" a todos sobre el país que se quiere y cómo puede construirse.
"Pidamos a nuestro señor Jesucristo que nos ayude a construir la Venezuela y el Miranda que sueña la mayoría", ha declarado el líder opositor.
DIÁLOGO POLÍTICO
En el marco de la visita que los ministros de Exteriores de UNASUR realizaron a Venezuela a finales del pasado mes marzo, el Gobierno y la Mesa de Unidad Democrática (MUD) aceptaron sentarse de una vez por todas a la mesa de negociaciones bajo el auspicio de "un tercero de buena fe", pero dejaron sin concretar los detalles.
Ocho cancilleres de UNASUR llegaron la semana pasada a Venezuela para ultimar este principio de acuerdo, lo que permitió el consenso entre Gobierno y MUD para designar a la organización regional y al Vaticano como mediadores en este diálogo.
El diálogo se ha materializado después de los numerosos llamamientos que el Gobierno ha realizado a la oposición y que ésta ha rechazado exigiendo como requisitos previos el fin de la represión de las protestas, la liberación de los detenidos en las mismas y el desarme de los grupos de civiles.
El principal obstáculo es la firme oposición de algunos de los miembros de la MUD, como el partido político Voluntad Popular (VP) y la líder de Vente Venezuela María Corina Machado, a hablar con el Ejecutivo sin "unas "condiciones mínimas".