Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Castro califica de "antidemocrática" la Cumbre de Copenhague y a Obama de "demagógico"

El líder cubano Fidel Castro ha afirmado que la cumbre sobre el cambio climático en Copenhague terminó con "una iniciativa antidemocrática y virtualmente clandestina", y ha acusado al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, de pronunciar "un discurso engañoso y demagógico".
En un nuevo artículo de 'Reflexiones' divulgado por los medios informativos cubanos, todos oficiales, el ex presidente dice que en la capital danesa se humilló a movimientos sociales, instituciones científicas y otros invitados.
Castro, que no aparece en público desde julio de 2006, aplaude a los presidentes de Venezuela, Hugo Chávez, y Bolivia, Evo Morales, que han proclamado el "fracaso" de la cumbre desde antes de que empezara, al igual que él.
Según Castro, si en Copenhague "se logró algo importante, fue que a través de los medios masivos la opinión mundial pudo observar el caos político creado y el trato humillante a Jefes de Estado y Gobierno, ministros y miles de representantes de movimientos sociales e instituciones".
El primer secretario del Partido Comunista de Cuba insiste en que en la capital danesa hubo una "brutal represión contra manifestantes pacíficos", de forma que recordaba, según él, "la conducta de las tropas de asalto de los nazis que ocuparon la vecina Dinamarca en abril de 1940".
Añade que la cumbre fue "suspendida por el gobierno danés -aliado de la OTAN y asociado a la carnicería de Afganistán- para entregar la sala principal de la Conferencia al presidente Obama, donde él y un grupo selecto de invitados, 16 en total, tendrían el derecho exclusivo de hablar".
"Obama pronunció un discurso engañoso y demagógico, lleno de ambig³edades, que no implicaba compromiso vinculante alguno e ignoraba el Convenio Marco de Kyoto", afirma el ex presidente cubano, de 83 años.
"Entre los invitados a usar de la palabra -prosigue Castro- estaban los países más industrializados, varios de las economías emergentes y algunos de los más pobres del planeta", mientras que "los líderes y representantes de más de 170, solo tenían derecho a escuchar".
"Un reducido número de países -añade- insistió con firmeza en las serias omisiones y ambig³edades del documento impulsado por Estados Unidos, en particular en la ausencia de compromiso de los países desarrollados en cuanto a la reducción de emisiones de carbono y a la financiación para adoptar medidas de mitigación y adaptación de los países del Sur".