Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ofrece 80 millones de euros al hombre que se case con su hija lesbiana

Dice el refrán que "En todas partes cuecen habas" y va a ser verdad. Y es que si en España tenemos un cardenal que cree que la homosexualidad es una enfermedad que puede curarse, en Hong Kong hay un millonario convencido de que a base de talonario puede 'arreglar' las preferencias sexuales de su hija, abiertamente lesbiana.

Cecil Chao es un rico empresario de Hong Kong que acaba de ofrecer la nada desdeñable cantidad de 80 millones de euros al hombre que consiga enamorar a su hija y, por supuesto, casarse con ella.

La oferta no es una broma. Cuenta Daily Mail que Chao ya ha fracasado en intentos anteriores. Previamente había puesto sobre la mesa un cheque de 30 millones de euros para los mismos fines. Al reto acudieron unos 20.000 pretendientes que parecen haberse estrellado en el intento. Entre ellos había veteranos de guerra norteamericanos, etíopes, turcos, suramericanos y hasta portugueses.

Chao asegura que no tiene nada contra las tendencias homosexuales de su hija Gigi pero preferiría que estuviese casada con un hombre. De hecho, su hija mantiene una larga relación de nueve años con Sean Eav con quien asegura que ha llegado a casarse en París en 2012.

Pese a la insistencia de Chao, su hija se muestra comprensiva, "sé que mi padre me quiere y el único problema es que es de otra época y le cuesta entender mi situación. En las reuniones familiares nos abrazamos, bailamos y siempre estamos de acuerdo en que estamos en desacuerdo sobre el significado de la familia y el matrimonio", afirmó.

Por su parte, Gigi ha dicho que no cree que ninguna cantidad de dinero logre que algún hombre la encuentre atractiva. Luego bromeó que le encantaría hacerse amiga de un hombre que quisiera donar todo el dinero de la recompensa a una buena causa.