Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cerca de 8.000 judíos franceses han abandonado Francia y se han trasladado a Israel en 2015

Cerca de 8.000 judíos de nacionalidad francesa se han trasladado a lo largo de este año a Israel, el mismo año que arrancó con el ataque contra la revista satírica 'Charlie Hebdo' y contra un supermercado 'kosher' en París.
Según las cifras que maneja la Agencia Judía para Israel, que gestiona la inmigración judía --también conocida como la 'aliá' o 'aliyá'--, el número de franceses que dejan Francia para irse a Israel se ha duplicado en los últimos cinco años. En 2013, fueron menos de 3.300 franceses los que se fueron hacia Tel Aviv; dos años antes, lo habían hecho sólo 1.900.
Yoav Krief es uno de los que ha abandonado Francia. Uno de las cuatro personas que murieron en el asalto a un supermercado 'kosher' de París era su amigo. "No estaba bien, nada bien", afirma, recordando cómo se sentía cuando tuvo lugar el ataque.
"Hablé con mi madre y le dije: 'Tenemos que irnos a Israel. Necesitamos irnos a Israel'", añade. Krief acababa de terminar la secundaria. Seis meses después del ataque, se mudó a Israel, formando parte del mayor flujo migratorio desde Europa Occidental que se conoce desde que el Estado fue creado.
Según las cifras de la Agencia, después de los franceses están los británicos, aunque con un flujo migratorio significativamente menor. En 2015 y según la Agencia, fueron 774 británicos los que abandonaron su país para pisar Israel, menos de una décima parte del conjunto de judíos franceses que tomaron esta misma decisión.
Muchos de estos franceses acaban viviendo en un asentamiento en Ashdod, una ciudad del sur del país conocida, precisamente, por su enorme población gala, y donde es casi tan habitual escuchar hebreo como francés.
TEMOR A VIVIR COMO JUDÍOS
"Ahora estoy bien, mucho mejor que en Francia", asegura a CNN Charly Dahan, un músico que se trasladó de París a Israel hace ahora dos años. Sentado en el café 'Lyon', un punto de encuentro de los judíos franceses, asegura que es "la primera vez" en su vida que se siente relajado. "En Francia... sí, me sentía bien, pero la situación y los problemas actuales... hacen muy difícil vivir en Francia como judíos", lamenta.
La Agencia Judía sostiene que la violencia es una --aunque no la única-- de las razones que explican esta emigración francesa.
"Aunque los ataques de perfil alto como los de la escuela judía de Toulouse en 2012, el del museo judío de Bruselas en 2014, el supermercado 'kosher' de París o el de la sinagoga de Copenhague del año pasado han sido, realmente, los ejemplos más gráficos de violencia contra los judíos franceses y europeos, la comunidad judía francesa ha vivido con un profundo sentimiento de inseguridad durante bastante tiempo", asegura Avi Mayer, portavoz de la Agencia.
Ante este éxodo, el primer ministro francés, Manuel Valls, ha expresado recientemente su temor de que pueda cambiar el país a peor. "Sin los judíos, Francia ya no es Francia. Es la comunidad más antigua. Han sido ciudadanos franceses desde la Revolución Francesa".