Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Condenan a diez años de trabajos forzados a un agente congoleño que usó munición real contra manifestantes

Un tribunal militar de la ciudad congoleña de Mbandaka ha condenado a un agente de Policía a diez años de trabajos forzados por disparar munición real en la marcha de la oposición esta semana al presidente, Joseph Kabila.
Según ha informado el medio Radio Okapi, el agente Manongo Mwakumbila tendrá que cumplir diez años de servicio además de pagar 50.000 francos congoleños, unos 50 euros, en concepto de tasas judiciales, al considerar el tribunal que este violó las instrucciones y disparó la munición.
Por contra, otros cuatro acusado, entre los que se encontraba un jefe de brigada han sido absueltos ante la falta de pruebas.
Esta semana se sucedieron protestas antigubernamentales en todo el país, siendo en la ciudad de Goma donde más altercados se produjeron, en los que murieron un policía y un manifestante.
El agente murió por las piedras lanzadas por los manifestantes mientras que el manifestante recibió un disparo. Otras dos personas resultaron heridas por los disparos, el director de la Oficina Conjunta de Derechos Humanos de la ONU, José María Aranaz.
En total, 59 fueron los detenidos y nueve manifestaciones fueron prohibidas, mientras que otras tres transcurrieron sin incidentes.
"Los manifestantes se han topado con una fuerte resistencia de la Policía, lo que ha llevado a enfrentamientos y al establecimiento de barricadas. Algunos manifestantes han sido detenidos. No sabemos cuántos aún", señaló un testigo.
Los sucesos se enmarcaron en la jornada de protesta convocada por los líderes de la oposición contra Kabila, ante los indicios de que las elecciones previstas para el próximo noviembre serán aplazadas. Los partidos opositores y los grupos de la sociedad civil habían llamado a manifestarse contra la sentencia del 11 de mayo del Tribunal Constitucional que dictaminó que Kabila podrá seguir en el cargo si no se celebran las elecciones de noviembre.