Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Consejo de Seguridad condena firmemente el atentado suicida contra una base de la MINUSMA

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas ha condenado firmemente este lunes el atentado suicida ejecutado el sábado en el norte de Malí, que se saldó con la muerte de dos 'cascos azules' burkineses de la Misión de Naciones Unidas para la Estabilización de Malí (MINUSMA) y con otros siete soldados heridos.
En su comunicado, el organismo ha expresado sus condolencias a los familiares de las víctimas, así como al Gobierno y el pueblo de Burkina Faso, al tiempo que ha reiterado su apoyo a la MIMUSMA y a las fuerzas francesas que la respaldan.
Asimismo, ha solicitado a las autoridades de Malí que investiguen con rapidez el atentado, que tuvo lugar en la localidad de Ber, ubicada en la provincia de Tombuctú, y que lleven a los responsables ante la justicia.
Por su parte, el secretario general de la ONU ha condenado "enérgicamente" el ataque y ha recalcado que "los actos criminales de esa naturaleza contra personal de Naciones Unidas no serán tolerados".
La MINUSMA tomó en julio del año pasado el relevo de las tropas francesas que en enero de 2013 expulsaron a los grupos 'yihadistas' que se habían hecho con el control del norte de Malí.
Sin embargo, continúan los ataques esporádicos a objetivos occidentales y gubernamentales. De hecho, la semana pasada resultaron heridos tres 'cascos azules' por la explosión de minas que se activaron al paso de sus vehículos.
"Esta violencia no tiene sentido. La MINUSMA está pagando un precio demasiado alto en Malí aunque los 'cascos azules' están aquí para garantizar la vuelta de la paz y la estabilidad", afirmó el sábado el representante especial adjunto para Malí de la Secretaría General de la ONU, David Gressly.