Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Corea del Sur pone en duda que Corea del Norte haya desarrollado tecnología de reentrada

El Gobierno de Corea del Sur ha puesto en duda este martes la capacidad de Corea del Norte de desarrollar la tecnología de reentrada, necesaria para que un misil lanzado vuelva a la atmósfera, tal y como ha asegurado Pyongyang.
"Seúl cree que Corea del Norte no ha obtenido ese tipo de tecnología", han indicado fuentes militares citadas por la agencia surcoreana de noticias Yonhap. "La afirmación de Corea del Norte es vista como una muestra de fuerza militar", ha agregado.
Las declaraciones han llegado horas después de que la agencia estatal norcoreana de noticias, KCNA, informara de que el líder del país, Kim Jong Un, había supervisado una prueba exitosa de este tecnología.
La agencia ha indicado además que Kim "ha dado órdenes de realizar una prueba para valorar la estabilidad de la temperatura de los proyectiles con ojivas nucleares desarrollados por la industria nacional".
Asimismo, el líder norcoreano ha afirmado que "pronto habrá pruebas con ojivas nucleares y con varios misiles balísticos para garantizar la fiabilidad de las capacidades de ataque" de la nación asiática y, en consecuencia, ha ordenado "comenzar los preparativos".
El Ejército norcoreano lanzó el pasado miércoles desde la provincia de Hwanghae Norte dos misiles que alcanzaron las aguas de la ciudad costera de Wonsan, recorriendo una distancia de 500 kilómetros, en medio de los ejercicios militares conjuntos de Estados Unidos y Corea del Sur.
Corea del Norte volvió a desafiar a la comunidad internacional la semana anterior lanzando seis proyectiles de corto alcance al mar de Japón (mar del Este), después de que el máximo órgano ejecutivo de la ONU ampliara las medidas punitivas en su contra.
El Gobierno norcoreano continuó así la escalada de tensión, a pesar de las nuevas sanciones impuestas por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas por la bomba de hidrógeno que lanzó el 6 de enero y el satélite de observación terrestre que puso en órbita el 7 de febrero usando tecnología de misiles balísticos.